Skip to main content
Una publicación de la asociación SER

¿Adiós señor Valdés?

El ciclo del presidente del Consejo de Ministros parece que  viene agotándose más rápido de lo que se esperaba.  Sus  declaraciones y  la incierta situación del proyecto Conga colaboran a quitarle el aliento al segundo gabinete del gobierno de Ollanta Humala. Valdés  asumió el cargo con  el objetivo “de poner orden” en el gobierno y en el país, luego de las públicas diferencias al interior del gabinete Lerner y de la protesta cajamarquina relacionada al mencionado proyecto.

El ministro consiguió lo primero, a costa de un perfil muy bajo  de la mayoría de sus colegas. Sin embargo,  fue él mismo quien atrajo la atención de un importante sector de  la opinión pública, al declarar su admiración por el pragmatismo del gobierno  de Fujimori,  al afirmar que la “Gran Transformación” no era viable, o por su crítica a las “teatralizaciones” que se produjeron durante la labor de la CVR. No le hizo bien a un gobierno que ganó las elecciones ofreciendo combatir la corrupción,   promover la inclusión social y  respetar los derechos humanos.  Más bien, sus opiniones llevaron a que más de uno se preguntara si una buena parte del gabinete Valdés  no hubiera calzado mejor en un gobierno  fujimorista.

Para su mala suerte, la manera como ha tratado el gobierno el caso Conga,  ha hecho que pierda legitimidad el peritaje internacional que va iniciarse en estos días y favoreció a que la Marcha en Defensa del Agua, que se inició en Cajamarca, tuviera un rotundo éxito.  En este momento,  buena parte de la opinión pública debe pensar  que no es nada seguro que “Conga va” o, que mejor es que no vaya tal como está diseñado.

En las últimas semanas el ministro Valdés ha mantenido un perfil bajo. Situación que se ha confirmado por su ausencia  en  la captura de Artemio.  En cambio Ollanta Humala ha reaparecido con fuerza,  especialmente luego del nuevo sismo que afectó a Ica. ¿Será  una  manera de comunicar que la actuación del ministro no ha satisfecho las expectativas presidenciales? ¿Querrá  el presidente seguir arriesgándose a  mantener un ministro, que ha recibido mayor respaldo de la bancada fujimorista que de la oficialista?

Lo que queda claro es que si no se cambia la manera como se viene tratando el conflicto por Conga, la insistencia en este proyecto puede ser nuevamente la razón de la caída de un gabinete.