Skip to main content
Una publicación de la asociación SER

Una mirada del último mensaje del presidente Vizcarra desde Piura

Ricardo Parra

El tercer y último mensaje a la Nación por Fiestas Patrias que el presidente Martín Vizcarra dirigió al país, suscitó un preocupado interés en todo el territorio nacional, especialmente en las regiones más castigadas por la crisis sanitaria a causa de la reciente pandemia, las cuales esperan vigilantes un óptimo sistema de salud y otras demandas concernientes a sus reiteradas y urgentes necesidades.

La región Piura, que en el 2017 fue golpeada nuevamente por el Fenómeno del Niño y que, durante la primera quincena de junio del presente año alcanzó el pavoroso segundo lugar en el ranking nacional del covid-19, no fue ajena a los temas abordados por el mandatario en su exposición de casi dos horas ante el Congreso de la República.

Noticias Ser, conversó con tres líderes de opinión piuranos, conocedores de la realidad local, que siguieron con acuciosa y aguda mirada este último mensaje ofrecido por Martín Vizcarra, el cual más allá de poseer un carácter de despedida, con un balance de su gestión, dejó diversas impresiones, entre expectativas e interrogantes.

Hernando Cevallos, excongresista del Frente Amplio por Piura, considera que el presidente Vizcarra hizo un mensaje con sabor populista, en el que se limitó a hacer un recuento con la intención de mostrar lo mejor de su administración, planteando promesas imprecisas donde no detalló cómo se van a concretar éstas, además de no anunciar ninguna novedad para la agricultura.

“A mí me parece que el presidente ha cerrado los ojos a una realidad concreta, sin señalar una ruta en lo inmediato para aliviar la difícil situación que atraviesan millones de peruanos a causa de esta pandemia. Los anuncios del presidente pueden quizá entusiasmar por las cifras que ha dado, pero no realmente porque las haya sustentado de manera importante. No se puede hablar alegremente de que se va a reactivar la economía y que va a mejorar el empleo cuando en este momento estamos con una desocupación galopante. No hay una política económica que realmente ayude a sostener a la microempresa y favorezca a la comercialización y el trabajo del pequeño empresario, que es el que emplea al 70 por ciento de la masa laboral, casi informal que tenemos en nuestro país”, expresa y añade que “no ha hablado de cómo va a fomentar la asociatividad en el agro ni de cuánto estamos hablando de inversión para tecnificarlo, ni de planes para mejorar su comercialización. Es decir, seguimos esperanzados en el precio de los metales y no realmente en un plan serio para diversificar la economía, fortaleciendo por ejemplo la agricultura familiar”.

Para Cevallos es también urgente que se avance en un cambio constitucional que reformule el rol del Estado como un ente verdaderamente regulador de las políticas del país, “para que no nos vuelva a pasar (como ahora) que las clínicas y empresas farmacéuticas hicieron lo que les da la gana, simplemente porque la constitución no le permite al Estado tocar al sector privado”, finaliza.

Desde otro ángulo, el médico psiquiatra Julio Castro Castro, actual vicepresidente de la asociación ciudadana “Inundación Nunca más”, subraya que el mandatario reconozca que la actual pandemia, aparte de afectar gravemente al país, haya evidenciado las severas carencias que el sistema de salud acarreaba desde décadas atrás.

Desde ese punto, destaca algunos anuncios que a su parecer son interesantes, como, por ejemplo, el que se destinen 20 mil millones de soles de presupuesto para el sector salud, así como el tomar medidas correctivas en la lucha contra la anemia en niños menores de 36 meses, el seguir fortaleciendo e impulsando la creación de Centros de Salud Mental Comunitarios en todo el país y el haber recordado la Ley de Promoción de la Alimentación Saludable, en la que se logró conseguir que los octógonos figuren en el etiquetado de los alimentos procesados, resaltando que el presidente Vizcarra, logró esto último con la férrea oposición de sectores económicos y sin tener el respaldo de una bancada.

“Hay que tener presente que Martín Vizcarra es un presidente sui generis, que no fue elegido, que ha venido gobernando sin una bancada oficialista y sin el apoyo de gobiernos regionales y locales, que, en su gran mayoría, han decepcionado notablemente durante esta crisis sanitaria. El presidente ha dejado claro en su mensaje de salida de que la salud no es un gasto sino una verdadera inversión; en ese sentido creo que debería haber un cambio fundamental en los siguientes gobiernos respecto del enfoque de la salud pública, mejorando sustancialmente sus sistemas para que no se vuelvan a ver escenas de personas obligadas a recurrir a servicios privados de salud que han mostrado su miseria humana, económica y espiritual”, indica.

Para Julio Castro, sería inicuo no reconocer el esfuerzo que ha tenido el Jefe de Estado - al margen de sus errores -  por liderar la lucha contra el covid-19. “Él ha salido a dar la cara todos los días, viajando por diferentes regiones, escuchando todas las quejas, incluso pidió perdón a la señora Celia Capira por aquella ocasión que en Arequipa no pudo detenerse, ¿Qué presidente del Perú pide perdón? A él le tocó estar al frente de un barco que estaba a punto de naufragar, y el mérito es que no ha naufragado pese a todas las adversidades y errores que se hayan podido cometer”, puntualiza.

Para el economista piurano Miguel Zapata, el presidente Vizcarra tuvo puntos favorables pero en algunos temas fue impreciso. “En su último mensaje a la nación, ha sido muy informativo, ha demostrado confianza en los mecanismos del convenio de Gobierno a Gobierno; por otro lado, ha sido muy pertinente el reconocer omisiones y errores en la lucha contra la pandemia del coronavirus, demostrando paralelamente que hay una gran intención por la generación de empleo y recuperación de la economía. Sin embargo, le faltó precisar en el estado de la deuda pública, los avances del proceso de descentralización, las medidas que faciliten el acceso de las Mypes al programa de compras del Estado, en las disposiciones para fortalecer las ventas peruanas en los mercados externos, ahora que estamos en pandemia; asimismo si el Pacto Político se hará en el marco del Acuerdo Nacional. En términos de gestión pública el presidente ha presentado cifras sueltas que no permiten medir resultados, sobre todo los desembolsos destinados contra la pandemia. Por otro lado, en un escenario futuro, ha descrito el Programa Multianual de Inversiones, que entiendo, sustentará el presupuesto del sector público 2021 – 2025” comenta y amplía; “Creo que debió dedicar tiempo a los indicadores de lucha contra la pobreza y pobreza extrema y al doble registro estadístico de afectados y fallecidos por el Covid-19”.

Respecto a algún punto favorable para esta región norteña, Zapata indica que “aunque la palabra Piura no aparece en el mensaje, presumo que la mirada apunta al sector minero con un plan sostenible; compras a mypes, construcción de carreteras, infraestructura de riego y obras de reconstrucción incluidas en el programa de inversiones del convenio con el Reino Unido”.