Skip to main content
Una publicación de la asociación SER
Ingeniero, experto en agua y saneamiento, Coordinador del Programa de Agua y Saneamiento de la Asociación SER, miembro del Consejo Directivo de IPROGA y miembro de la Red Agua Segura

El desastre de San Juan de Lurigancho

Las calles, avenidas y las viviendas amanecieron inundadas con muchas personas afectadas y muchas familias damnificadas. Todo comenzó a las 4 de la mañana del domingo 13 de enero. En las viviendas, la primera planta quedó totalmente inundada con el agua de desagüe llena de excrementos. De un momento a otro las viviendas, calles y avenidas de San Juan de Lurigancho fueron tomadas por el aniego. Negocios y viviendas de cinco manzanas quedaron sumergidas en el nauseabundo olor de esas aguas. Empezó a llegar la ayuda y la prensa. Empezaba a verse a padres y madres cargando a sus hijos; a jóvenes cargando sus mascotas; mientras veíamos a los adultos mayores recibiendo ayuda para subir a los botes inflables traídos por la policía y los bomberos para afrontar la emergencia.

Así lo narró un vecino entrevistado. “El agua se metía como un río. Llegó un momento en que colapsó todo y de nuestros propios inodoros, caños y duchas comenzó a brotar el agua”. Esa noche, varias familias fueron trasladadas a hoteles y carpas cercanos a la zona de emergencia, mientras que otras familias se mantenían en los pisos altos de sus viviendas, cuidándolas.

Como en muchos casos similares, empezaron a aparecer autoridades y funcionarios, hasta el presidente queriendo dar apoyo y señalando que caerían los responsables de este problema, si los hubiese. El Presidente de la Republica, Martín Vizcarra, manifestó su preocupación por el impacto que tenía en la población la inundación producida por la rotura de una tubería matriz del desagüe.

Por otro lado, Francisco Quezada, representante de Sedapal, expresó que el colapso se registró por una obstrucción en la tubería matriz del desagüe, de un metro y medio de diámetro que se encuentra enterrada a 8 a 9 metros de profundidad, por donde discurren todos los desagües de San Juan de Lurigancho. La tubería tuvo una fisura por donde ingresó material, canto rodado, piedras. Eso obturó parcialmente la tubería, lo que generó un represamiento del agua residual hacia arriba y empezó a salir en el primer buzón que encontró y en los desagües de las viviendas de las cuadras 11 y 12 de la Av. Próceres de la Independencia. La obstrucción se produjo debido a la presión o el peso que ejercería sobre esa parte del terreno la estación Pirámide del Sol, de la línea 1 del metro de Lima.

La Defensoría del Pueblo exigió a la Autoridad Autónoma del Sistema Eléctrico de Transporte Masivo de Lima y Callao (AATE) que le remita información sobre las empresas que reubicaron las redes de agua y alcantarillado, para construir la estación Pirámide del Sol.

El Ministro de Vivienda, Construcción y Saneamiento, Javier Piqué del Pozo, señaló que hasta el lunes por la noche, se habían registrado 1919 personas, 283 predios y 26 comercios afectados. Hoy miércoles, hay una víctima. Mientras que el Ministerio del Ambiente declaró en emergencia ambiental los sectores afectados por la rotura del colector primario de desagüe.

Por su lado, el Alcalde de la Municipalidad Distrital de San Juan de Lurigancho, Alex Gonzales, declaró en emergencia al distrito e hizo una importante denuncia: “En principio quiero precisar que esta crisis se pudo prever”. Señaló que, antes de asumir el cargo como alcalde envió un documento a los funcionarios de Sedapal, diciéndoles lo delicado que era el cambio de este gran colector de aguas servidas en la estación Pirámide. “Esto lo advertí antes que yo asumiera el mando en la alcaldía. De manera muy puntual les dije: Señores, es evidente que hay una presencia masiva de desplazamiento de pistas en ese entorno. No hubo respuesta de Sedapal. No hubo un plan de previsión por parte de los responsables. Hoy estamos pagando las consecuencias de esa incapacidad técnica, de esa falta de comunicación”[1].

Ante el desastre presentado se activaron los grupos de defensa. La Policía Nacional del Perú y los bomberos inicialmente rescataron a las personas afectadas y luego se instalaron carpas para que pasaran la noche. Personal de la Armada Peruana, junto con el Ejército, la Policía, Sedapal y los propios vecinos continuaron retirando el lodo y la basura acumulados en las calles. Se ubicaron tres lugares donde se refugiaron a los vecinos, con toldos, comida y agua.

El problema que ha afectado a tantas familias con la inundación del  agua de desagüe no termina allí, sino se agudizó porque se quedaron sin el abastecimiento de agua potable y en algunos sectores sin energía eléctrica. En los pocos puntos de abastecimiento de agua potable se han observado largas colas y muchas familias esperaban desde muy temprano a los camiones cisterna.

Lo actuado ha puesto en evidencia la falta de previsión y solución inmediata. Desde el 2 de enero se conocía que existía la fisura en la tubería y, según lo indicado por el Gerente de Gestión de Aguas Residuales de Sedapal, desde ese día se estuvo trabajando para repararla. El problema tuvo más de 10 días sin respuesta efectiva, y este es un grave problema de previsión y organización para Defensa Civil.

Mientras escribía esta nota, hoy miércoles 16 en la mañana, el Presidente de la República del Perú, desde el lugar de los desastres, declaraba todo el apoyo para los damnificados y que un sector ya contaba con agua potable. Al poco rato, nuevamente empezó a salir bastante agua de desagüé, por el mismo buzón donde el domingo se inició el desborde.

Esta situación generó la indignación de los pobladores que señalan la incapacidad de Sedapal para resolver el problema. Pareciera que hasta el momento no se hubiera detectado la falla y por eso no se resolvía el problema. La gente no puede  vivir en zozobra, con olor nauseabundo, durmiendo fuera de sus casas, en situación de riesgo ambiental y de salud, además, sin poder trabajar por atender la situación de emergencia que sigue viviendo. Algunas declaraciones señalan que al abastecer nuevamente de agua a un sector se generó un volumen importante de desagüe y este hizo que se genere el desborde nuevamente.  ¿Por qué los técnicos de Sedapal no previeron esta situación y ahora nuevamente hacen el corte de agua establecida hoy en la mañana y recién en más de una hora llegan a controlar la salida de aniego?

Primero deben arreglar en forma definitiva la tubería malograda ¿Cómo no van a planificar antes de tomar la decisión? Hasta ahora, no hay nadie que dé una respuesta técnica clara de la causa de inundación. Ahora la gente piensa que en cualquier momento nuevamente se saldrá el desagüe e inundará a las calles y casas.

Mientras esto sucede en el lugar del desastre, el Ministerio de Vivienda, Construcción y Saneamiento ha creado la “Comisión Sectorial encargada de determinar las causas técnicas de la rotura del colector principal ubicado en la Estación Pirámide el Sol, del tramo 2, de la línea 1, del Metro de Lima, urbanización Las Violetas, distrito de San Juan de Lurigancho, provincia y departamento de Lima”[2]. Esta Comisión Sectorial entregará el Informe Técnico Final al titular de la Entidad, en un plazo máximo de treinta días calendario de emitida la presente Resolución Ministerial.

Mientras la Comisión Sectorial realice y culmine la investigación, ya se mencionan los primeros indicios sobre los responsables. Presuntamente, esta sería parte de una obra pública mal hecha por Odebrecht y Graña y Montero, el paradero del Tren Eléctrico, obra pública donde se descubrió una tubería de Sedapal, a la que se le cambió de rumbo y al hacerlo mal termino colapsando a los cinco años.

Una vez más se ha puesto en evidencia que no tenemos una organización adecuada para prevenir los desastres. Periódicamente, se hacen simulaciones de sismos y tsunamis, mirando la eficacia de otros países como el Japón, para actuar ante esas emergencias, pero nuestros problemas son más variados.

Por otro lado, nuestro principal problema político ahora es la corrupción y el símbolo de ella es Odebrecht. La corrupción ha originado que se sobrevaluen muchas obras pero, ¿solo es un problema de sobrevaloración? ¿Quién garantiza que, además, no se tengan problemas de mala construcción? o de otros riesgos que pueden causar desastres.

Es necesario que el gobierno tome una acción preventiva a todo nivel. Se necesita que desde el más alto nivel del Ejecutivo se establezca que, para todas las obras donde se identifiquen los posibles riesgos de desastres, se cuenten con los Planes de Contingencia con alerta temprana. En el distrito de San Juan de Lurigancho, de haber contado con estos instrumentos, este desastre causado por el hombre se hubiera evitado.

 

Foto: RPP

-------------

[1] ATV Noticias (2019). Alcalde afirma que denunciará a funcionarios de SEDAPAL por inundación en SJL. Entrevista del Noticiero del programa de Milagros Leiva, del 14 ene 2019. Disponible en

https://www.youtube.com/watch?v=bJAxe2nI_1Y&t=299s minuto 1:20 (recuperado el 16 de enero del 2019).

[2] Resolución Ministerial N° 007-2019-VIVIENDA, del 15 de enero del 2019.