Skip to main content
Una publicación de la asociación SER

Trabajadores de Gold Fields reclaman reducción de la jornada laboral

Ronald Ordóñez

Decenas de trabajadores de la compañía minera Gold FIels La Cima, que ejecuta el proyecto Cerro Corona en la provincia de Hualgayoc, vienen exigiendo que se reduzca la jornada laboral por el agotamiento que están mostrando últimamente.

Entre el domingo y el lunes, los propios trabajadores han difundido a través de las redes sociales, varios vídeos en el que se encuentran reclamando por una nueva jornada laboral, debido a que actualmente se encuentran laborando hasta 12 horas diarias. Según manifestaron, serían unos 120 los trabajadores a los cuales el régimen actual no les permite gozar de un horario adecuado para descansar: “Montamos un volquete las 12 horas, ya el cuerpo no resiste. Nos tienen en control riguroso las 12 horas y el peligro se ve en la noche. Quiero trabajar sí, pero no quiero llegar lisiado a mi casa y ser una carga para mi familia toda la vida”, manifestó uno de los trabajadores, mientras que otro hizo alusión a uno de los lemas de la empresa: “Gold Fields tiene el lema: ‘Si no podemos operar de manera segura, no operamos’, pero nos ponen en riesgo a todos. Acá estamos plantados y no vamos a operar siguiendo el lema”, dijo.

Mientras realizaban su reclamo, un funcionario de la empresa Gold Fields y un efectivo policial, se acercaron para realizar la constatación y levantar un acta, lo que no fue aceptado por los trabajadores, señalando que no tenían dirigentes y por lo tanto no firmarían ningún documento; igualmente, que tampoco se encontraban realizando una paralización, y que estaban obedeciendo las disposiciones de seguridad de Gold Fields. El funcionario reconoció que se encontraban en el derecho a reclamar y que el acta serviría para derivar sus pedidos a las instancias correspondientes: “El policía ha venido a hacer un acta de constatación. (Ustedes) Están en todo su derecho (a protestar), por cansancio, fatiga, régimen. El acta va a ser elevada y llegada a oídos de la gerencia”, mencionó, sin embargo, los trabajadores persistieron en su posición.

Al respecto, también cuestionaron que los principales funcionarios de la empresa minera no se hayan acercado a buscar el diálogo y que por el contrario, soliciten la intervención policial, por lo que dejaron en claro que si el problema no se resuelve, podrían pedir el respaldo de las comunidades a las que pertenecen: “SI quieren hacer un problema social, nosotros con nuestras comunidades responderemos. No es la forma que quieran imponer. Simplemente estamos reclamando algo justo”, manifestaron.

Este martes, se informó que la empresa atendió la demanda de los trabajadores, la misma que será evaluada para brindar una alternativa de solución en los próximos días.