Skip to main content
Una publicación de la asociación SER

La recurrente falta de agua potable en Celendín

Foto ©José Luis Aliaga

José Luis Aliaga Pereira, cibercorresponsal Celendín, Cajamarca.

Ante la preocupación de los vecinos de la ciudad de Celendín por los problemas de abastecimiento de agua, el Ing. Luis Briones Velásquez, jefe del Servicio Municipal de Agua Potable de Celendín (SEMACEL) brindó declaraciones para aclarar las causas del problema. De sus explicaciones se deduce que el sistema de agua potable de la ciudad de Celendín tiene dos proyectos, dependientes, cada uno, de manantiales específicos, los que a su vez, tienen caudales diferentes.

El primer proyecto es dependiente del manantial de Molinopampa, reservorio de Choctapampa. Esta obra se inició en el 2010, con el auspicio de PROREGIÓN, es decir, ya tiene 10 años, sin embargo, aún no ha sido “oficialmente” terminada y menos entregada. Ante la necesidad, está funcionando sin las pruebas hidráulicas previas y con varios problemas adicionales como el bajo caudal de captación, que no llega ni a 10 litros/segundo de los 45 litros/segundo que contemplan el diseño y expediente técnico. Asimismo, la falta del permiso oficial de la Autoridad Nacional del Agua (ANA), ha generado un conflicto entre la comunidad de Molinopampa y la Municipalidad Provincial de Celendín. Por último, el mal uso del agua por parte de la población (fugas, conexiones clandestinas, lavaderos, riegos, etc.), se agrega a las causas por las que la gente que vive en la parte alta de la ciudad tiene escasez de agua.

El otro proyecto es La Quesera, que depende del caudal del río que lleva dicho nombre. Se ejecutó el año 2014 y empezó a funcionar el 2015, es decir, tiene menos de seis años de vida útil. Su caudal, según las cotas de la captación y de la planta de tratamiento de la Conga de Urquía, solo tiene presión para abastecer al reservorio ubicado en El Cumbe y así fue diseñado. Este proyecto no contempló reservorio alguno, ni redes y menos conexiones domiciliarias, por lo que, solo puede abastecer de agua a las partes bajas de la ciudad y allí, pese a los inconvenientes de las redes y conexiones domiciliarias, no hay problemas de abastecimiento. Mejor dicho, "La Quesera" está cumpliendo óptimamente con su función.

Por tanto, queda claro que el problema está en la dotación del caudal de agua necesario para las partes altas de la ciudad y solo se va a resolver cuando la ANA se ponga de acuerdo con la JASS de la comunidad de Molinopampa y otorgue el permiso oficial para el uso de parte del caudal de su manantial para Celendín, de modo que se entregue la obra y la administración del sistema a la SEMACEL de la Municipalidad Provincial de Celendín.