Skip to main content
Una publicación de la asociación SER

Cementerio General de Cajamarca sin espacios para fallecidos por covid-19

Foto © Ronal Ordóñez

Ronald Ordóñez

Además del incremento de contagios y muertes por el covid-19, la población cajamarquina tiene otro motivo más para preocuparse, pues en las últimas horas se informó que el Cementerio General de la ciudad de Cajamarca ya no tiene espacio para la inhumación de personas fallecidas a causa del coronavirus.

Debido a que la ciudad no cuenta con un crematorio, al inicio de la pandemia se indicó que se habilitaron los nichos de la sexta (última) fila de cada pabellón, pero a la fecha, el espacio ha resultado limitado. Vecinos de las inmediaciones del cementerio han publicado fotografías en las que se aprecia a féretros en la puerta a la espera de que puedan ser dispuestos e incluso, algunos reclamos de quienes han tenido dificultades para enterrar a fallecidos por otras causas diferentes al covid-19.

El presidente del directorio de la Beneficencia Pública de Cajamarca, César Chalán, entidad encargada de la administración del cementerio, informó que desde el mes de abril se han inhumado un total de 306 personas fallecidas por el Covid-19 y 200 por otras causas, lo que ha ocasionado que el cementerio colapse en su capacidad y no puedan recibir a más fallecidos por coronavirus, dado a que los espacios disponibles han sido asignados a muertes comunes para clientes del programa del servicio funerario SERFINC. Asimismo, detalló que hacia fines de abril enviaron un oficio a la Dirección Regional de Salud (DIRESA) solicitando la autorización para construir más pabellones, pero no han obtenido respuesta. De igual modo, el 2 de julio comunicaron a la Dirección de Salud Ambiental, que solamente contaban con 15 nichos disponibles en sexta fila y aproximadamente 200 en quinta fila: “Se informó también que agotados esos nichos ya no tendrían más capacidad para atender fallecidos por la pandemia”, dijo.

Sobre esta situación, Chalán ha señalado la urgencia de tomar otras medidas: “Propongo invocar a las autoridades distritales que cuentan con cementerios para que coordinen con la DIRESA y brinden facilidades para inhumaciones. Segundo, solicitar al gobernador que se agilice la construcción del horno crematorio vía convenio y llamar a las instituciones a sumar esfuerzos”, mencionó, detallando que la gestión regional se ha comprometido a asumir parte del financiamiento para el proyecto.

Al respecto, el gobernador Mesías Guevara, señaló que la capacidad del cementerio fue uno de los temas abordados con autoridades locales y regionales en una reunión desarrollada a inicio de semana y, para hacer frente al problema, se ha dispuesto el entierro de fallecidos por covid-19 en los cementerios de los centros poblados Otuzco y Porcón y el caserío Agomarca. Asimismo, comentó que se está construyendo un nuevo cementerio privado en el caserío La Colpa a cuyos dueños se les ha pedido que cobren un precio módico. No obstante, cabe indicar que después de conocida esta iniciativa, un grupo de moradores se dirigió al lugar para mostrar su rechazo a la construcción, argumentando que afectaría a algunos manantiales de agua.

Respuesta de la DIRESA

El director de la DIRESA, Pedro Cruzado, respondió a la versión de la Beneficencia Pública respecto a la autorización para la construcción de más pabellones. Cruzado indicó que no tienen injerencia en el asunto y que la propia Beneficencia ha debido de formular sus lineamientos en el marco de la reactivación económica: “La DIRESA no autoriza construcciones de macizos, no tiene injerencia. Está fuera de razón”, señaló.