Skip to main content
Una publicación de la asociación SER
Fotógrafo documental, interesado en construcción de archivo fotográfico, género, migraciones, informalidad, educación y desigualdad social.

Agustín Tapia Barboza: “No es suficiente una simple campaña para ayudar a los contaminados por metales pesados en Hualgayoc”

Foto: Cajamarca al día

Hualgayoc, en Cajamarca, es una provincia en la que se han registrado a la fecha 372 personas contaminadas con metales pesados y más de mil pasivos ambientales sin remediar; sin embargo y a pesar de que la minería y sus impactos al medio ambiente datan desde tiempos de la Colonia, la provincia carece de servicios de salud que garanticen una atención y tratamiento adecuado no solo a las víctimas de la contaminación, sino a  toda la población. Sobre este grave problema, Noticias SER conversó con Agustín Tapia Barboza, director de la Unidad Ejecutora de Salud de Hualgayoc – Bambamarca, quien en principio describe que: “El estado de la salud en Bambamarca (distrito capital de Hualgayoc) tiene un grave problema por la falta de equipamiento, infraestructura y recursos humanos”. A continuación, recogemos su testimonio:

Se nos dice que en toda institución de salud debería trabajar un profesional médico y un asistente, pero en Bambamarca el número de profesionales de la salud es escaso y muy pocos cuentan con asistentes que agilicen la labor. Ellos cubren 52 establecimientos de salud, entre ellos el hospital Tito Villar Cabezas que es el principal. Faltan equipos tecnológicos en el área de pediatría y ginecología. Falta mucho personal médico como anestesiólogos, cirujanos, ginecólogos, pediatras, en medicina física, rehabilitación y tenemos un solo nutricionista. El personal de salud no se da abasto para atender a todos los pacientes de Hualgayoc.

Ante la falta de profesionales intentamos priorizar las atenciones del personal médico llevándolos a los consultorios de emergencias 24 horas, pero esta medida genera que no se dé ninguna o escasas atenciones en los centros de salud. Todos los locales de salud en Hualgayoc tienen esas mismas falencias y si un ciudadano tiene una emergencia se va al hospital principal Tito Villar Cabezas. El Estado nos prometió ayuda. Sin embargo, hemos sentido el abandono de las autoridades frente a nuestra provincia, yo estoy en el cargo desde el 15 de enero del 2019 y encontré muchos establecimientos sin profesionales de salud y a la población abandonada. Desde que se crearon los hospitales han funcionado mal por falta de infraestructura, por ejemplo, no contamos con sistema de Rayos X y estamos tercerizando el servicio, los gastroenterólogos no tienen equipo de gastroenterología y los cirujanos tampoco tienen los implementos necesarios para trabajar”.

Situación de salud de contaminados por metales pesados en la sangre

Respecto a las personas a quienes se les ha encontrado presencia de metales pesados en la sangre y la atención que vienen recibiendo por parte del Estado, Agustín Tapia, manifiesta lo siguiente:

“No es suficiente una simple campaña ayudar a los contaminados por metales pesados en Hualgayoc. Junto a mi equipo (un representante del MINSA y personal médico de Hualgayoc) hemos desarrollado un plan para enfrentar el problema de contaminados con metales pesados. La resolución 361 de la DIRESA Cajamarca indica primero que, el trabajo debe ser más sostenible además de las campañas de prevención en hospitales y centros de salud. Segundo, debe haber un trabajo de epidemiologia y saber quiénes son las personas contaminadas. Tercero, se debe monitorear la calidad del agua junto a las municipalidades y finalmente, que falta un trabajo informativo que se debe hacer vinculando a actores sociales y agentes comunitarios. Bajo esos puntos se planteó enfrentar el problema de metales pesados, pero la situación es que para esa labor se necesita presupuesto. Ejecutar el plan costaría más 3 millones y medio de soles por año. El plan se pensó para 3 años y hasta ahora no se ha implementado, hay intenciones aisladas, pero no una estrategia conjunta.

Ahora estamos aplicando el tratamiento médico necesario a partir de nuestras posibilidades. Pero, no se ha evaluado al cien por ciento de la población para descartar una posible contaminación de metales pesados. El MINSA solo atendió a los que ya habían sido evaluados en el 2017 y el 2018 pero no ha vuelto a evaluar. No se puede enfrentar un problema si no se conoce y si no se aprueba un plan es porque no hay un interés por parte de las autoridades.

Ante las denuncias de un tratamiento médico ineficaz a los ciudadanos contaminados por metales pesados podría explicar que se les brinda Panadol, Crecimas y Complejo B porque la mayoría son anémicos y estos medicamentos ayudan a absorber los metales pesados. Sin embargo, solo calman los efectos físicos, pero no los curan. Los metales pesados causan mucho daño en los órganos internos, falta investigar mucho y ahondar en los tratamientos. Para eliminar los metales pesados del cuerpo se debería evaluar a cada paciente. El plomo que ingresa al organismo es muy difícil de extraer y permanece ahí. Si la población no desea quedar expuesta debería salir del lugar, es una situación muy difícil.

A las autoridades les pediría que hagamos esfuerzos conjuntos. Que los ministerios puedan apoyarnos junto a la empresa minera causante de estos problemas y darles una atención adecuada porque todo gira alrededor de la salud”. 

Coordinaciones con el MINSA

Agustín Tapia también se refiere a la coordinación con el Ministerio de Salud (MINSA) y es enfático en señalar que: “Tenemos una mejor relación con el gobierno regional de Cajamarca, pero nos sentimos alejados del MINSA porque toman las decisiones desde Lima, sin coordinar o considerar el contexto de la situación de salud de Hualgayoc”. Finalmente, como se sabe, la compañía minera Coimolache S.A. hacia mediados de 2018 donó 305 mil soles aproximadamente para la contratación de personal de Salud en la Unidad Ejecutora Hualgayoc – Bambamarca. Si bien, este es un apoyo importante, no por ello la población deja de culpar a las empresas mineras por la contaminación que afecta considerablemente a la provincia y que merece una urgente atención.