Skip to main content
Una publicación de la asociación SER

Contundente paro en el VRAEM en rechazo a la erradicación de la hoja de coca

Productores cocaleros y agricultores de los Valles de los Ríos Apurímac, Ene y Mantaro (VRAEM), acataron de manera contundente los días 16 y 17 de setiembre el paro preventivo de 48 horas, convocado por la Federación de Productores Agropecuarios de los Valles de los ríos Apurímac, Ene y Mantaro (FEPAVRAEM), en rechazo al anuncio del presidente Vizcarra de iniciar acciones para la erradicación de la hoja de coca en esta parte del país. Asimismo, exigieron la reinstalación de una mesa de diálogo y el retiro de las oficinas de DEVIDA del VRAEM y, otorgaron 15 días para que el gobierno responda a sus demandas, sino amenazan con iniciar un paro indefinido.

Julián Pérez, secretario general de la FEPAVRAEM, dijo que durante el paro se logró la respuesta contundente de más de 20 mil agricultores que acataron esta medida de protesta, con la finalidad de responder al gobierno en relación a “la pretensión de erradicar la coca en el VRAEM y hacer ver que hay predisposición de nuestros hermanos agricultores de sentarnos en una mesa de trabajo y dialogo, para llevar este proceso de manera conjunta y con responsabilidad de ambas partes”.

Asimismo, Pérez declaró que durante el paro, la población y agricultores del VRAEM, se reunieron y acordaron otorgarle un plazo a las autoridades nacionales: “si el gobierno de turno no responde en 15 días, estaríamos teniendo un gobierno que no obedece las demandas de pueblo, ahí si vamos a ir a un paro indefinido con todas las cuencas cocaleras, no queremos llegar a eso”, precisó, por lo que esperan una respuesta inmediata de parte del Ejecutivo.

Para Carlos Oriundo, periodista y conocedor de la problemática del VRAEM, el paro preventivo ha sido un éxito y una respuesta contundente al presidente Vizcarra: “el VRAEM está unido y eso debe tener en cuenta el Ejecutivo”. Precisó que desde el gobierno no han tenido comunicación alguna con las organizaciones de productores del VRAEM, ya que desde antes del paro han intentado entablar algún tipo de comunicación sin obtener respuesta “a pesar que han ido hasta la ciudad de Lima”.

Por otro lado, Oriundo manifestó que las pretensiones del gobierno nacional de erradicar la hoja de coca va a tener costos económicos y sociales, porque las zonas donde se pretende empezar con esta acción de reducción de cultivos de hoja de coca, son lugares donde aún hay presencia de los remanentes de Sendero Luminoso.