Skip to main content
Una publicación de la asociación SER

Tania Pariona: La emergencia de Ushua revela las debilidades de nuestro sistema de salud

La intoxicación de más de 60 personas, en el lejano distrito de Ushua (provincia de Paucar del Sara Sara al sur de Ayacucho), que provocó la muerte de 10 pobladores, ha develado las debilidades profundas que tiene nuestro sistema de salud ante situaciones de emergencia en las zonas rurales, porque la capacidad resolutiva que poseen las postas médicos y centros de salud son rebasadas por este tipo de emergencias y, a ello se suma la dificultad para el acceso rápido de las poblaciones a los centros de salud. Al respecto Noticias SER conversó con Tania Pariona Congresista de la República por Ayacucho.

 

¿Cómo se explica que tengamos 10 personas muertas en el sur de Ayacucho por un caso de intoxicación?, ¿nuestro sistema de salud es un desastre?

Creo que tiene que ver, primero, con la capacidad de resolución para atender casos de emergencia como el que ha ocurrido en Ushua. Y esto se explica en que un establecimiento de salud no tiene equipamiento, medicina y personal suficiente, ni infraestructura adecuada. A ello se suma el difícil acceso a la zona a 4 horas de viaje de la capital de provincia que es Pausa. Además no hay suficientes ambulancias para trasladar a todos los afectados. Entonces, la suma de estas razones han generado la cantidad de muertes que hoy tenemos. Esto al margen de la investigación sobre las causas de la intoxicación y el contexto en que ocurrió, porque  el hecho ha ocurrido el dos de agosto tras la fiesta del agua, que es una fiesta tradicional que se realiza en estas zonas del sur, donde ya había fallecido un joven, y luego su tío, con los mismos síntomas.

 

¿La falta de medicamentos, que ha sido uno de los elementos que ha limitado la respuesta ante los intoxicados, es un asunto constante en las postas rurales?

Hay un criterio errado cuando se distribuye medicamentos para los establecimientos de salud, que no permite que se tenga en stock medicamentos básicos para emergencias en las postas de poblaciones alejadas. Hay que revisar el sistema de distribución, por ejemplo en las comunidades de Purus y Chaca, en la provincia de Huanta, cuando visitamos la posta de salud ésta no tenía vacunas para la influenza, porque se habían agotado. Pero se supone que la campaña es para que toda la población reciba la vacuna, pero no se había enviado el lote completo y la responsable del centro de salud ya había hecho el requerimiento, pero había demora en la respuesta. Si no aprendemos de lo que ha sucedió en Ushua vamos a seguir cayendo en los mismos errores.

 

¿Se puede decir que esta situación ha revelado que el sector salud en Ayacucho no tiene un plan de contingencias para emergencias como la que sucedió en Ushua?

Al margen de que se necesita una investigación muy profunda, que no sólo se limite al examen toxicológico, sino también es ver cuál es el contexto y la realidad que tiene y vive esta población de Ushua y otras de la zona sur de Ayacucho, porque estamos hablando de por lo menos 4 horas de viaje en carro hasta la capital de la provincia, donde hay un centro de salud qué es un hospital de nivel I-4 que no tiene aparatos sofisticados para realizar estudios y, tampoco dispone de suficientes camas para atender a los pobladores en cantidad. Y ahora las autoridades están pidiendo que se evalúe la capacidad resolutiva y las categorías que tienen los diversos establecimientos de salud de la zona sur. Y lo que están pidiendo es la recategorización de este hospital de Pausa y que haya una unidad ejecutora de salud para que pueda responder a todas las demandas de la micro red de salud. La emergencia de Ushua revela las debilidades de nuestro sistema de salud.

 

¿Qué se necesita para poder subir de categoría este hospital de Pausa o crear una unidad ejecutora? 

Implica presupuesto y es el Ministerio de salud el que tiene la palabra. Yo ya he hablado con el sector salud, para que la recategorización del hospital de Pausa pueda plantearse en el Consejo de Ministros. Aquí se requiere voluntad política y esperemos que se considere este pedido en el plan del presupuesto para el 2019, donde este considerado la creación de la unidad ejecutora de la red de salud del sur. Vamos a apoyar el tema, porque creemos que en el sur de Ayacucho, por las condiciones geográficas, se requiere un centro de atención con todas las capacidades de resolución para cualquier situación de emergencia.

 

¿Quién es el responsable de esta situación, de esta inadecuada respuesta del sistema de salud a esta emergencia?

El Estado y sus niveles de gobierno, por ello debe haber una exhaustiva investigación de parte la fiscalía. Ahora vemos que no se controla el uso intensivo de insecticidas y pesticidas en la zona rurales, desde el sector agricultura. En general hay una ausencia del estado y hay que entender la importancia de la inversión en sectores rurales indígenas, en sectores históricamente postergados y cuya situación no ha cambiado a pesar del paso de los años.

 

¿Qué te pareció la respuesta del Gobierno Regional de Ayacucho, pues la población se encuentra sorprendida que hasta ahora no haya salido a declarar el gobernador Wilfredo Oscorima?

Causa extrañeza lo sucedido con el gobernador regional, porque las autoridades regionales son las que debe dar respuesta y tienen la logística para desplazarse de forma más rápida ante esta emergencia.