Skip to main content
Una publicación de la asociación SER

Sharmelí Bustíos: Confío en que Urresti será sentenciado por la muerte de mi padre

Foto: Panamericana TV

 

Este 4 de octubre, el colegiado B de la Sala Penal Nacional ha programado la lectura de sentencia contra Daniel Urresti, actual candidato a la Alcaldía de Lima, para quien el Ministerio Público solicita 25 años de cárcel por el asesinato del periodista Hugo Bustíos, hecho ocurrido en noviembre de 1988. Al respecto noticias SER conversó con Sharmelí Bustíos, hija del periodista asesinado, quien confía en que la decisión del colegiado será una sentencia condenatoria contra Daniel Urresti.  

 

¿Confías en que la Sala Penal Nacional emita una sentencia condenatoria contra Daniel Urresti por el asesinato de tu padre?

Existen pruebas contundentes que hablan por sí solas. Quienes hemos seguido pie a pie este proceso, como yo que he asistido a casi todas las audiencias, puedo decirlo con certeza que hay suficientes elementos para una condena. Por eso confío en que Urrestí será sentenciado por la muerte de mi padre.

¿Qué opinas sobre las declaraciones de Urresti, que indica que los testigos tienen contradicciones o que no hay pruebas contundentes en su contra?

No me sorprende, porque esa ha sido la estrategia durante el juicio, un estado de negación permanente y él maneja muy bien este tipo de estrategias, porque busca hacer ver que no hay pruebas contundentes, y que él está seguro de salir absuelto. Hoy estaba revisando mis archivos viendo la portátil que Urresti mandó el 17 de julio del 2015, donde precisamente el señor argumentó que se le acusaba del asesinato de Hugo Bustíos por razones políticas. No olvidemos que es un hombre de inteligencia y de comunicaciones que maneja muy bien estos temas, entonces, la estrategia es confundir a la gente. Para nosotros no ha sido nada sencillo lidiar con un personaje como Daniel Urresti, porque él habla para los medios, pero las pruebas en el Poder Judicial son contundentes y serán los jueces quienes determinen el veredicto final.

¿Consideras que el proceso judicial contra Urresti ha sido muy largo?

La verdad es que sí. Son 3 años y 2 meses exactamente, pero también no olvidemos que el caso Bustíos es bastante complejo y a pesar de ello, los jueces han hecho el mejor esfuerzo para tener audiencias ininterrumpidas.

¿La variación de la acusación de Urresti de autor mediato a coautor en la muerte de Hugo Bustíos, generó la ampliación del proceso judicial?

Este es un elemento necesario que se debe considerar y es que el fiscal Luis Landa acusó a Daniel Urresti como autor mediato de la muerte de mi padre, pero en el juicio la testigo Isabel Rodríguez colocó a Urresti en el lugar de los hechos, entonces se le tuvo que acusar como coautor. Es muy importante explicar esto porque el señor Urresti dijo en varias ocasiones que “me acusan por naranjas y ahora es distinto”, lo cual es falso. Además, son dos compañeros de armas que lo denuncian a él y lo implican en el asesinato de mi padre. Entonces, se hizo una especificación en el título de imputación, y eso no es una violación de los derechos del señor Urresti. Además hay testigos que lo señalan como la persona que disparó contra mi padre y no sólo lo reconocen a él sino a Centurión cuyo verdadero nombre es Yoni Zapata Acuña, que ya falleció, sino también estaría siendo enjuiciado. Esta no es una revancha política o una revancha personal contra Urresti, ni nada por el estilo, simplemente se le está acusando por un hecho concreto y contundente que lo ubica en 1988 en la base militar de Castropampa, donde su apelativo era capitán “Arturo”.

En todo este proceso judicial ¿han tenido hostigamiento de algunos sectores de la Fuerzas Armadas?

No, no puedo decir qué haya sido amenazada o amedrentada; pero si hemos sentido mucha hostilidad de parte del señor Urresti y de sus seguidores como sus “troles” muy activos en las redes sociales, quienes me escribían diciendo “deja ya a descansar a tu padre”, “estás haciendo un negocio son estas acusaciones”, “a tu padre lo mataron por soplón, lo mataron por terruco”, ese tipo de hostilidad que molesta sobremanera. Y no olvidemos cuando él envío una portátil, empujaron a mi madre, la agredieron, a mí me arrancaron los afiches y esas son situaciones que no se deben olvidar. Urresti es un personaje hostil que ataca e insulta. No olvidemos que él también ha sido expulsado de la sala por mal comportamiento. También amenazó a testigos. Entonces ha sido muy difícil para nosotros vivir en ese contexto.

¿Qué opinas que Urresti a pesar de las acusaciones haya sido Ministro del Interior y ahora es candidato a la alcaldía de Lima?

Es lamentable, da vergüenza y eso duele como país. Yo me dirijo al máximo ente electoral porque no se puede permitir la inscripción de un personaje que está siendo acusado de la muerte de un periodista. Muchos dirán pero no hay una condena, pero dónde queda la ética de todo candidato, de todo funcionario público. Estamos prácticamente legitimando que mientras más corruptos son o más más oscura sea la trayectoria, tenga más posibilidades de ganar u ocupar un puesto público, eso es lamentable, porque es un mensaje nada bueno. Es una vergüenza, es como casarse con la corrupción y legitimar lo malo. Hay un grado de indiferencia que difícilmente nos va a permitir salir adelante y no nos va a permitir tener mayor sensibilidad con casos como el de Hugo Bustíos.

¿Qué les dirías a los simpatizantes de Urresti? 

El único interés de mi familia, es el derecho a la justicia y el derecho a la verdad, eso es lo que hemos buscado durante estos 30 años, donde la cara visible ha sido mi madre por 28 años. Hay que darle una lectura completa a esto, porque duele mucho, no se imaginan todo el daño que ha causado con el asesinato de mi padre, ni todo el dolor de mi familia. Yo no les pido que estén de acuerdo conmigo, simplemente pido respeto a mi dolor y respeto a mi derecho a la justicia y a la verdad. Si son seguidores de Urresti y quieren darle alabanzas o cargarlo en hombros son libres de hacerlo, pero que respeten mi derecho a la justicia y a la verdad.