Skip to main content
Una publicación de la asociación SER

Paula Muñoz: "Vizcarra tiene que aprovechar la alianza con las regiones"

Martín Vizcarra ha asumido la presidencia del país en un contexto complicado, con una serie de  expectativas y preocupaciones por lo que debe y podrá hacer hasta julio del 2021. Al respecto, Noticias SER entrevistó a Paula Muñoz, politóloga, profesora e investigadora de la Universidad del Pacífico, quien analiza el margen de acción que tendrá el nuevo mandatario, así como las tareas y trabas a las que tendrá que hacer frente.

¿Cuál es su apreciación del primer mensaje de Martín Vizcarra como presidente?

Como para muchos, es un mensaje positivo que ha sido bien recibido por diferentes fuerzas políticas y abre una ventana de oportunidad en medio de esta crisis tan profunda. Se ha destacado y ha gustado que retome además de la lucha contra la corrupción, que ponga énfasis en las políticas sociales y en recuperar temas importantes como la salud y educación. Son aspectos importantes dentro del contexto político que hemos estado viviendo.

¿Cuál sería el margen de acción que tendrá?

Todavía hay incertidumbre. Va a depender mucho de sus primeras medidas y de las reacciones a la conformación de su Gabinete, pero va a tener que hilar fino en un contexto en el tiene que hacer gestos para evitar caer en los errores de su predecesor. No le conviene tener un estilo sumiso, pero tampoco confrontacional con el fujimorismo y es un reto. Además, no debería alejarse de lo que queda de la bancada y ex integrantes de la bancada de Peruanos Por el Kambio, porque es desde donde puede construir una política de alianzas. Entonces, tiene que mirar el legislativo, no puede gobernar de espaldas, pero no estoy de acuerdo con quienes dicen que la única forma de gobernar va a ser como un gobierno de coalición con un gabinete consensuado con las fuerzas políticas. En este contexto no es viable porque ellas están bastante polarizadas entre sí.

¿Qué características debe tener el nuevo Gabinete Ministerial?

Quiero ser optimista en el sentido que sabemos poco de Vizcarra pero que al mismo tiempo tiene la cancha abierta para desplegar un estilo presidencial diferente. Tiene que tratar de convocar a figuras -más que de alguna fuerza política en sí- con mucha trayectoria profesional y renombre, que sea difícil que puedan recibir cuestionamientos y de alguna manera le den fortaleza, pero además, sería importante un gabinete variado, no sólo con presencia de más mujeres sino también con presencia de regiones. Esto último es algo simbólico porque tiene que ver con que Vizcarra viene de la región y en el gobierno de Kuczynski, el gabinete ha sido encuadrado y percibido como limeño y -más que tecnócrata- muy cercano a la empresa privada. Sin embargo, tampoco creo que deba convocar a un gabinete en donde todos sean de regiones, con nombres desconocidos. Debería tener un balance y que no vayan a ser cuestionados en algunos sectores clave como Educación, Inclusión Social o Salud.

Además del Gabinete Ministerial ¿cuáles deberían ser los apoyos políticos que deberá buscar Vizcarra?

Hacer lo que Kuczynski no hizo, que es construir una legitimidad ciudadana y creo que sus primeras acciones son buenos indicadores de un nuevo estilo. El cambio de tener un presidente o un gabinete encerrado en Lima, cercano a los grandes poderes empresariales a un presidente que puede estar más cercano a la población, es algo que haría mucho bien a la institución presidencial. De otro lado, Vizcarra que tiene que aprovechar la alianza con regiones, darle importancia a este proceso de descentralización. También podría ser importante retomar contacto con comunidades académicas y expertos, que puedan apoyarlo en el tema de gestión pública.

Efectivamente, se habla mucho de su experiencia regional y hasta de su distanciamiento de la política limeña, pero ¿qué fortalezas le ve a Vizcarra?

Sería especular. Habrá que esperar para ver que actitudes muestra, sin embargo, algo de experiencia en gestión pública tiene por haber estado al mando de un gobierno regional. Podría aportar mucho en la perspectiva de cómo se ven los problemas del país desde fuera de Lima; del mismo modo, ha sido ministro y entonces ha estado también del otro lado. En principio, tendría que capitalizar toda esta muñeca política y esperemos que realmente pueda tener un estilo diferente y capacidad de negociación política mejor que la de su antecesor.

¿Qué aspectos debe atender con urgencia?

El primer tema que es clave y obvio por el contexto es la lucha contra la corrupción, que ya lo enfatizó en su primer mensaje. Es importante liderar el esfuerzo de llevarla adelante en un contexto de tantas desconfianzas y acusaciones contra diferentes sectores. Lo segundo, es retomar los procesos de reforma del Estado que estaban en curso y que Kuczynski ha descuidado, como la reforma educativa y del sector salud, que son sectores prioritarios pero cuestionados desde el inicio del gobierno. Otra cosa es discutir el tema de la descentralización, que es algo que Vizcarra conoce y que ha estado a la deriva desde hace varios gobiernos.

A propósito, uno de los retos, como el propio Vizcarra lo ha señalado, es lograr un “pacto social”, pero parece una tarea complicada ¿qué deberá hacer para conseguirlo?

Es importante que alguien tome la iniciativa pero lamentablemente estamos en un contexto en el que diferentes sectores están involucrados en corrupción. Se podría mostrar un mayor espíritu de colaboración con varias instituciones, no solamente fuerzas políticas, sino también abrir un campo a la sociedad civil u organizaciones que han venido trabajando en este tema y darles más cabida, que es algo que Kuczynski no hizo necesariamente, es decir, se creó la Comisión Presidencial de Integridad pero no se ha avanzado mucho. Lamentablemente, como el tema es muy complicado hay cosas que no sólo dependen del presidente, sino del legislativo y de otros poderes. Evidentemente también hay limitaciones en las cosas que Vizcarra puede hacer, pero debe tratar de convocar a un esfuerzo colectivo más allá de su gobierno y sumar a quienes ya han estado en esta lucha hace tiempo.

Finalmente, ¿cómo visualiza este juego de poder con el Congreso o específicamente con Fuerza Popular? ¿Continuará el obstruccionismo?

Prefiero no hacer predicciones, pero por el momento pareciera que el fujimorismo va a estar más concentrado en su pugna interna, en la resolución de disputa con el sector de los Avengers. Van a estar ocupados un tiempo con eso y esperemos que para empezar, le den un margen de maniobra al gobierno antes de proseguir con un comportamiento que podría ser muy dañino, incluso para ellos hablando electoralmente, porque en definitiva, la imagen que queda es de un fujimorismo que ha actuado de forma obstruccionista, que ha ido en contra de instituciones, que ha actuado de forma poco responsable y poco democrática en varias coyunturas.