Skip to main content
Una publicación de la asociación SER

Natalia González: “La gran limitación de Aprendo en Casa ha sido tratar de replicar lo que estaba previsto que suceda en el aula”

Foto: IEP

Omar Rosel

Hace poco más de cinco meses se declaró la emergencia sanitaria en el país para evitar la propagación del covid-19, situación que impidió el normal inicio de las clases escolares. Ante ello, el Ministerio de Educación (MINEDU) desarrolló la estrategia Aprendo en Casa, una plataforma de educación a distancia para asegurar la continuidad del proceso de enseñanza de niñas, niños y jóvenes en edad escolar, la misma que ha tenido limitaciones para llegar a las poblaciones rurales, así como otros problemas en torno a su contenido. Para analizar la situación de esta estrategia educativa, Noticias SER entrevistó Natalia Gonzales, Investigadora del Instituto de Estudios Peruanos (IEP)

¿Cómo marcha el año escolar a cinco meses del inicio de la pandemia del covid-19?

Podemos decir que el Estado respondió de manera positiva con la estrategia Aprendo en Casa, pero pasados los meses, nos dimos cuenta de lo insuficiente de esta reacción para las poblaciones más vulnerables y más alejadas. Todos sabíamos de la debilidad del Estado, y queda claro que la estrategia es insuficiente respecto a la cobertura para las poblaciones rurales. Además se ha demostrado que el Estado no puede solo, por eso ha tenido que apoyarse en lo poco que queda de organizaciones comunitarias rurales y las comunidades, donde han nombrado a los agentes educativos. Estos son miembros de la comunidad que prestan su computadora, su televisor o su celular y son ellos quienes se han movilizado para apoyar la estrategia en sus localidades.

Los mecanismos y herramientas implementados para el desarrollo del año escolar 2020, ¿garantizan el proceso de aprendizaje de los alumnos?

Creo que la discusión hay que sacarla de ese punto, porque en el Perú no podemos garantizar ni siquiera la vida de las personas. Evidentemente no se va a aprender lo que se aprendía en un año escolar normal. Los profesores están haciendo un esfuerzo para enseñar, pero es insuficiente por los limitados canales que existen para hacerlo a distancia. Además, los alumnos nunca habían aprendido a distancia. El MINEDU está tratando de garantizar una cobertura curricular mínima, pero también están reflexionando sobre si es eso es lo que hay que enseñar a distancia. La discusión se centra en dos puntos importantes: se han sentado las bases de algo que no se tenía previsto y el Estado está considerando implementar canales de aprendizaje a distancia para mejorar el servicio educativo y así sentar las bases de una nueva política educativa; de otro lado está claro que los alumnos aprenden en diferentes contextos. Este año es de aprendizaje para todos. Esperemos que las familias contribuyan con una reflexión sobre lo que está sucediendo y que los chicos aprendan algunas cosas que son importantes para vivir en sociedad.

Aprendo en Casa y sus limitaciones iniciales de cobertura, especialmente en poblaciones rurales ¿se han mejorado estas deficiencias y otras que se han advertido?

Aprendo en Casa ha tenido un proceso y podríamos hacer un balance por etapas. Una primera fue de reacción, donde todos aplaudimos y poco a poco ha ido ampliando el contenido,  tratando de cumplir el currículo, pero no estábamos preparados para una educación a distancia y esto no sólo es incorporar contenidos en la televisión, en la radio y las plataformas virtuales, sino significa una transformación de lo que se quiere enseñar y cómo se va enseñar, lo cual requiere una evaluación de quienes preparan los contenidos, qué se puede enseñar realmente a través de estas plataformas. Creo que la gran limitación de Aprendo en Casa ha sido tratar de replicar lo que estaba previsto que suceda en el aula

¿Las tablets, que pretende entregar el MINEDU, ayudaran a darle sostenibilidad a Aprendo en Casa?

La evidencia que estamos recogiendo en el campo, es que los principales problemas para establecer un mecanismo de aprendizaje a distancia son la cobertura y conectividad, porque los estudiantes más pobres del país y de zonas más alejadas no tienen instrumentos tecnológicos para conectarse, entonces la entrega de las tablets es una muy buena idea, siempre y cuando se garantice cierto mantenimiento y que sean renovadas cada cierto tiempo. También habría que pensar en los teléfonos celulares, en ese caso los gobiernos regionales podrían pensar en políticas para instalar internet en zonas más alejadas. Esperemos que las tablets se distribuyan a las zonas que realmente necesitan y que lleguen con contenido apropiado.

Con la reactivación de la economía muchos padres y madres de familia  han empezado a trabajar, ¿Cómo garantizar un acompañante para los menores en sus clases a distancia?

Esto también pasa por los profesores. Se habla mucho de la familia sobre cómo acompañan a sus hijos, pero se habla poco de los profesores que todos los días se tienen que sentar frente a una computadora, a un celular o una tablet intentando llegar a sus alumnos. En estos meses  ha sido terrible para los profesores, para los padres de familia o para aquellos que están a cargo de los menores. Lo real es que no podemos garantizar nada a estas alturas y este es un problema que va a seguir acrecentándose en los próximos meses, porque las personas mayores de las familias saldrán a trabajar en lo que pueden y los niños  se van a quedar en casa. Y el primer problema a resolver es cómo hacemos para que los niños y los jóvenes se queden en casa conectados a “Aprendo en Casa”. Hay una ausencia, en todos estos meses, de campañas de comunicación, porque necesitamos que nos digan qué es lo que tenemos que hacer y como tenemos que hacer.

¿Consideras que hay una adecuada estrategia para contrarrestar la deserción escolar, que se estima será alta en este año?

Todavía no sabemos cómo se está preparando el siguiente año escolar al interior del MINEDU. Hay varios temas en discusión, uno es ¿cómo se va evaluar este año escolar?, ¿se va a evaluar?,   ¿qué se va evaluar? porque hemos garantizado que los alumnos aprendan algo, pero ¿cómo los evaluamos? Otro tema es la promoción, como se pasa de un grado a otro y la tercera es la deserción escolar. La estrategia y la política que va a diseñar para enfrentar el próximo año escolar deberían tener en cuenta esos 3 aspectos. Además hubo una migración muy alta  de la escuela privada a la pública, y muchos que salieron de la privada ya no han encontrado sitio y se han quedado en el aire. Por último se tienen que desarrollar medidas alicientes para volver a la escuela.

Considerando que la vacunación recién comenzaría en el segundo semestre del 2021, es probable que el próximo año también las clase sean sea a distancia ¿Que ajustes habría que hacer a Aprendo en Casa?

Primero, que lleguen las tablets y se distribuyan para garantizar mejor conectividad. Hay que conectarse con las poblaciones más vulnerables y más alejadas, en ese esfuerzo que no es suficiente la labor del MINEDU, deben sumarse los municipios, los gobiernos regionales, la organización social y la sociedad civil. Segundo, hay que tener una reflexión más pedagógica en Aprendo en Casa  sobre qué es lo que se va a enseñar,  porque no podemos replicar lo que está previsto en el currículo para una educación presencial. Cuando uno ve y sigue Aprendo en Casa, a través de sus diversos canales, encuentra cosas muy útiles y pertinentes,  y también otras cosas equivocadas, como si estuviéramos en un mundo donde no pasa nada y están pasando cosas terribles.