Skip to main content
Una publicación de la asociación SER

Mauricio Zavaleta: Al nuevo Congreso van a ingresar menos partidos de lo que pensamos

Fotos © Luisenrrique Becerra | Noticias SER

En las últimas semanas, se han ido difundiendo las listas de candidatos que presentarán las diversas organizaciones partidarias para las elecciones congresales de enero del 2020. Para un grueso sector de la ciudadanía, estas listas están pobladas de personajes desconocidos y en otros casos de políticos con antecedente nada buenos, que no auguran una composición congresal acorde a los retos que nos plantea el nuevo contexto y los retos como país de cara al Bicentenario. Para analizar este tema, Noticias SER conversó con el politólogo Mauricio Zavaleta, autor del libro Coaliciones de independientes. Las reglas no escritas de la política electoral” (IEP, 2014)

¿Qué escenario electoral se está configurando con el perfil de candidatos que van definiendo su postulación?

El escenario ha sido bien descrito por varios analistas y al parecer, vamos a tener un Congreso mucho más fragmentado que la anterior al menos desde la partida. Vemos listas que no parecen ser muy distintas a las de anteriores procesos, porque básicamente siguen el mismo patrón, salvo algunas excepciones que si han buscado colocar sobre todo a militantes como ocurre en Acción Popular y algo en el Frente Amplio. El resto ha tratado de colocar un mix entre personas que puedan salvar la lista, pero son personas menos conocidas, novatas y sin mucha experiencia en política.

¿Cuáles serían esos patrones que se estarían repitiendo en la determinación de candidaturas en las organizaciones?

En el Perú no tenemos un sistema de partidos, y seguimos arrastrando una deficiencia en términos organizativos y programáticos. Todo este asunto no cambia con el cierre del Congreso, porque eso es una constante, por ello lo que tenemos son listas que además se han armado muy rápidamente y dan cuenta de una configuración que viene siendo la regla desde hace 20 años, donde la mayoría de personas que las integran no tienen vínculos estrechos con la organización política.

Desde tu análisis ¿quiénes podrían tener más posibilidades de ser elegidos o cuál es el perfil que priorizará el electorado?

En el Perú el electorado es centrista. En relación a los invitados, lo que el elector prefiere es a alguien que no haya estado vinculado a la política, porque es diferente a los políticos de siempre y no estaría manchado. Sin embargo lo paradójico es que justamente aquellos políticos que tienen actos de corrupción o han tenido escándalos en los últimos tiempos han sido los invitados, sin trayectoria en la organización, que cultivan un voto personalista y se vinculan a temas no tan lícitos. Esto termina siendo una paradoja, que debilita a las organizaciones, ya que al final, son candidatos sin control partidario y con mayores posibilidades de hacer una gestión deficiente.

¿De las organizaciones políticas que ya han confirmado su participación en este proceso electoral, cuáles se perfilan mejor?

En esta elección, la etiqueta electoral va a pesar mucho, porque es una elección muy rápida que tiene un elemento único, no hay en paralelo una elección presidencial. La elección general tiene este elemento que hace que el arrastre sea algo esencial para las listas al Congreso, entonces el primer cálculo que hacen los políticos es “con qué partido me voy a meter”, “quien es el candidato presidencial” y “cómo esta locomotora me puede llevar al Congreso”. En este proceso no hay locomotora y la campaña es rápida, así que lo que va a pesar son aquellas etiquetas de conocimiento muy rápido, aquellas que ya están en el imaginario y Acción Popular es una etiqueta que está en la mente de los peruanos y no está afectada directamente por los temas de corrupción. Es una etiqueta neutra, pero tampoco es una marca programática, sino una marca partidaria sin posicionamiento claro sobre algunos temas.

Cuando hablamos de etiquetas ¿Cómo ves los casos del Partido Morado que compiten por primera vez o Nuevo Perú de Verónika Mendoza que va en alianza con Juntos por el Perú?

Aquellos partidos que tienen una etiqueta que se haya forjado de manera pública los últimos años tienen menor ventaja. En el caso del Partido Morado creo que han hecho bien su trabajo de marketing al poner el nombre del partido como logo directamente, para que la gente sepa cuál es. El que creo que pierde es Nuevo Perú, porque ahora está yendo con el partido de Yehude Simon de Juntos por el Perú, es una JP, que no es un símbolo reconocible y creo que eso les va a costar bastante.

¿Qué agendas consideras que deben llevar los nuevos aspirantes al Congreso?

Dos temas principales que aparecen en todas las encuestas son la corrupción y la inseguridad. En materia de seguridad desde el Congreso se puede hacer poco. En materia de corrupción, se puede trabajar en el marco de la reforma política porque ya hay una propuesta sobre la mesa. Es importante tener en cuenta que el periodo es muy corto, entonces estamos hablando de un Congreso que va ser heterogéneo, con 130 personas en su mayoría nuevas que desconocen los usos y costumbres del Congreso. Por eso creo que hay que trabajar sobre cosas que ya están avanzadas como la reforma política, porque el Ejecutivo entregó y priorizó 6 proyectos. Yo diría que esa es una de las vías por las que se podría lograr consensos rápidos en vez de ponerse a reinventar la pólvora.

¿Cómo cree que quedará constituido el próximo Congreso a nivel de bancadas, hay posibilidad de la existencia de una mayoría?

En esta elección no tendremos la variable del arrastre, por ello vamos a tener un Congreso en el cual muy pocos partidos pasen la valla. Yo creo que efectivamente vamos a tener un Congreso fraccionado en el sentido de que no va haber una mayoría parlamentaria, pero creo que al nuevo Congreso van a ingresar menos partidos de lo que pensamos. Al no haber voto de arrastre, al nuevo Congreso sólo llegan 5 o 6 partidos.