Skip to main content
Una publicación de la asociación SER

Jaime Rojas: Los GOREs y los MUNIs Ejecutivos deben institucionalizarse

A partir del 1 de enero tendremos a nuevas autoridades al frente de los gobiernos regionales y locales. Para conocer los retos y las medidas que deben tomar para cumplir con las expectativas de la población, Noticias SER entrevistó al economista y especialista en gestión pública, Jaime Rojas Huerta.

¿Cuáles son los desafíos de las nuevas gestiones regionales y locales?

Antes de las elecciones tenía una preocupación por quienes podían ganar, pero en realidad no ha sido tan trágico. Se han dado triunfos inesperados en gobiernos regionales y locales de gente con experiencia y trayectoria. Tengo la esperanza que van a ser mejores gestiones que las anteriores, pero el gran reto es la lucha contra la corrupción. Más que las obras o lo qué van a hacer, la atención de la gente está orientada a la corrupción. No significa que se deje de lado lo demás, sino que el primer gesto debe estar en relación a ese grave problema. 

En una reciente entrevista de Noticias SER, el director de Ojo Público, Óscar Castilla, se refería a la penetración de redes de economías ilegales en los gobiernos locales, ¿cómo atender esta situación?

Pensé que la infiltración de economías ilegales iba a suceder a gran escala, pero felizmente no sucedió así. En muchos de estos lugares se debería tener una intervención política y judicial, porque lo que se comete son actos ilícitos pero salvaguardados por el poder del dinero. En Apurímac o Madre de Dios por ejemplo, hay zonas en la que se ha normalizado esta ilegalidad y las economías ilegales son el “status quo”, que “garantizan” la estabilidad para las inversiones de ciertos sectores. Es como decir: “si me dejas seguir trabajando, te garantizo que nada va a pasar” y hacen lo que quieren. Eso es muy peligroso y se tiene que combatir. 

Pasando a otro tema repetido por diversos analistas, ¿Cuál es el problema con la ejecución presupuestal en gobiernos regionales y locales? ¿Cómo hacer frente a este problema?

Si se ve el PIA (presupuesto inicial de apertura) de cualquier gobierno regional o local vemos que lo ejecutado supera el 100% porque muchos de los fondos demoran en entregarse, incluso hasta noviembre los sectores siguen entregando fondos y eso hace que los gobiernos subnacionales sean considerados ineficientes en el gasto. Aparte de eso, existe ineficacia en todo el Estado y está en función al diseño de los sistemas administrativos, básicamente el de contrataciones, porque siempre demoran los procesos de selección y de otorgamiento de buena pro. Sería bueno que estos sistemas ayuden a controlar la corrupción, pero no lo hacen. Y algo que hay que aclarar es que es falso que los gobiernos regionales y locales tienen la plata desde el primero de enero.

Entonces habría que tomar medidas

Hay que tomar medidas para mejorar el proceso administrativo interno, articular las diferentes áreas que manejan sistemas administrativos porque están divorciadas, y modificar las leyes de contrataciones, de tesorería, de presupuesto. Son varias cosas.

¿Qué debería hacerse específicamente desde el gobierno nacional?

Más que el gobierno nacional, desde el Estado debería diseñarse una estrategia de desarrollo de capacidades, pero no de arriba hacia abajo. En ProInversión, que se presume es el súmmum de los que más saben de inversión pública y privada, estoy seguro que ninguno de los técnicos ha hecho un proyecto de inversión en su vida, solamente hacen los términos de referencia para que un consultor haga el proyecto, mientras que los gobiernos regionales y locales están haciendo todos los días proyectos. Entonces, la afirmación que los de arriba saben más es falsa. En las regiones hay una experiencia muy rica en procesos de desarrollo y de gestión que podrían mostrarse en otras partes del país. Eso es lo que hay que hacer. Que los consultores vayan a las regiones a explicar la norma  no es la mejor estrategia para desarrollar capacidades.

Tu hablas del Estado, en ese sentido ¿que es lo qué le corresponde al Congreso?

Se debe entender el proceso de descentralización y la necesidad de modificar normas en relación por ejemplo a contrataciones, que realmente sirvan para agilizar y controlar la corrupción en los niveles de gobierno. Si vemos los resultados de la comisión de descentralización -no solo en esta época- no aportan al proceso. Se vanaglorian de haber creado distritos, lo que me parece horroroso. Es como decir: “mira esta estupidez que hice”. Ayer discutían una norma para evaluar a los directores de las direcciones regionales y le estaban dando esta potestad al Ministerio de Educación, pero en un proceso de descentralización se presume que eso ya es competencia de gobiernos regionales. Así vemos que el Congreso está yendo al revés de los procesos que se están viviendo en las regiones.

En esa línea, ¿cuál es la utilidad del GORE Ejecutivo que inició PPK y ha continuado Vizcarra?

La intención política de Kuczynski fue generar una horizontalidad entre el gobierno nacional y gobiernos regionales y locales. Entonces, la actitud es buena, el problema está en la pertinencia. El GORE Ejecutivo básicamente es un espacio para resolver proyectos que presuntamente estaban trabados o desarticulados por el tipo de relación que existe entre el gobierno nacional y los regionales. En realidad, los proyectos que se demoran son todos aquellos en relación con los sectores, por el entrampamiento que el ente rector no logra solucionar. Eso ha intentado hacer el GORE Ejecutivo, pero no es un espacio de articulación de políticas de desarrollo. La tarea de los gobiernos regionales, locales y del nacional es crear espacios de articulación, en dónde se plantee el desarrollo del país. Además, los GOREs y los MUNIs Ejecutivos deben institucionalizarse porque son voluntad política del gobierno nacional, pero con un nuevo gobierno pueden desaparecer.

Finalmente, ¿sirve la participación ciudadana para mejorar la gestión?

En Bambamarca hubo una gran movilización social encabezada por alguien que terminó siendo autoridad y desarmó todo el proceso de participación. Eso es lo que pasa en casi todo el país. Por otro lado, puede existir una ciudadanía activa pero totalmente desinformada o manipulada que más que ayudar obstaculiza la gestión. Entonces, hay una gran tarea para la formación de la ciudadanía. Casi todos los entes de cooperación internacional están preocupados en que el Estado sea eficiente, pero han abandonado que es sumamente importante que exista una ciudadanía informada y capacitada. Ese es el viraje que hay que dar. Una participación ciudadana desinformada es más peligrosa.