Skip to main content
Una publicación de la asociación SER

Iván Lanegra: "Mantener el voto preferencial ha generado una enorme dispersión de la oferta electoral"

Foto: Luisenrrique Becerra

Una entrevista de Omar Rosel

El próximo domingo la ciudadanía concurrirá a las ánforas para elegir a los 130 nuevos integrantes del Congreso de la República que tendrá vigencia hasta julio del 2021. Este proceso electoral breve y singular deja una serie de elementos para el análisis sobre el desempeño y capacidad de respuesta de las organizaciones políticas y también de la ciudadanía. Para comentar esta campaña relámpago que llega a su fin Noticias SER conversó con Iván Lanegra, Secretario General de la AsociaciónTransparencia. 

¿Cuál es su impresión de este proceso electoral congresal?

Es un proceso inusual en la medida que los electores están acostumbrados a elegir gobiernos, sea nacional, regional o municipal. Elegir sólo a parlamentarios, es una situación muy inusual en nuestra historia electoral.

En esta situación inusual ¿cuáles han sido los desafíos y dificultades para las organizaciones políticas?

Son varios desafíos. En primer lugar, la necesidad de construir una oferta política clara por parte de los partidos ha enfrentado varios problemas. 11 de los 21 partidos que participan del proceso ni siquiera han presentado una agenda legislativa. Eso es un indicador de la dificultad que hay para plantear una propuesta colectiva a la ciudadanía. De otro lado, mantener el voto preferencial ha generado una enorme dispersión de la oferta electoral, es decir, que los partidos más que presentar  propuestas de conjunto en muchos casos simplemente han presentado la suma de propuestas individuales de candidatos y candidatas. 

¿Y en el caso del electorado?

Para el elector ha sido muy difícil identificar las propuestas y las diferencias entre organizaciones e inclusive tener claro cuáles son las responsabilidades de los nuevos parlamentarios. Esto ha generado confusión y desinterés. Hay un segundo componente que tiene que ver con la manera en que los partidos han buscado captar votos. En general ha sido difícil para ellos intentar atraer la atención y en otros casos hasta han vulnerado acuerdos adoptados a través del pacto ético electoral. Esa ha sido la parte más negativa del proceso.

¿Qué factores explican que los partidos no hayan respondido adecuadamente a los retos de este proceso? 

En primer lugar, es un proceso que no ha dado tiempo a los partidos a organizarse. Si ya hay debilidades en el sistema político, en el tiempo tan estrecho que han tenido para organizarse, se entiende la dificultad que hubo para plantear una agenda clara. En segundo lugar, esta elección se limita a los temas legislativos, cuando normalmente las elecciones centran la atención en agendas de gobierno, en políticas públicas que están a cargo de ministerios. Los temas legislativos son áridos y difíciles de comprender para la ciudadanía, y los partidos han sido débiles para presentar una propuesta clara.

También vemos que los partidos políticos no tienen un adecuado filtro respecto a los antecedentes de sus candidatas y candidatos. ¿A qué se debe  eso?

Hay que distinguir dos situaciones. En algunos casos los filtros no son lo suficientemente bien hechos. Por ejemplo, cuando alguien oculta la información y el partido no tiene la capacidad suficiente para identificarlos. En ese punto gran parte del problema se resolvería si el Estado brindase de manera oportuna y sencilla información de todos los candidatos, una suerte de hoja de vida automática con toda la información. Otra situación muy diferente es cuando al partido no le importa que su candidato tenga antecedentes. Eso ya no es un problema de falta de diligencia o de información, es sencillamente que al partido no le parece relevante. Esto pasa porque tenemos partidos muy débiles u organizaciones que suelen ser una etiqueta partidaria, donde las posibilidades del candidato de movilizar votos importan más que cualquier antecedente. En los casos más graves lo que existe es el interés de llegar al Congreso para tener cierta protección frente a las acciones de la justicia, a través de la inmunidad parlamentaria.

¿Considera que el gobierno ha sido neutral durante la campaña electoral?

Salvo algunas declaraciones y recomendaciones que han hecho las autoridades electorales en casos puntuales, se ve que este no ha sido un tema de la campaña. En Transparencia hacemos seguimiento a las autoridades electorales y han sido casos muy puntuales donde hubo algún tipo de pronunciamiento por parte de Jurados Especiales Electorales. Nuestro balance es que no hubo ningún tipo de situación en la que el rol del gobierno haya alterado el normal curso del proceso electoral.

Las encuestas indican que hay un voto indeciso alto, así como una intención de voto blanco y nulo mayor que en otros procesos ¿Cómo motivar al electorado a emitir un voto responsable? 

Hay que recordar que el elector peruano suele tomar la decisión en la última semana, muchas veces casi en la víspera e incluso el mismo día. Efectivamente esta vez, hay un nivel mayor de indecisión, de pretensión a votar de una manera no positiva, sino más bien anulando o dejando el voto en blanco. En ese contexto hay que hacer varios llamados. El primer llamado es a votar. En nuestro país obtener el derecho universal al voto no ha sido simple y han sido muchas voluntades las que se han reunido para lograr darle a cada peruano y peruana el derecho a votar. Lo segundo es votar bien y para eso hay que informarse oportunamente. Me parece que hay muchas fuentes de información bastante buenas sobre los candidatos, sobre sus antecedentes, trayectoria personal y política, y para conocer más sus propuestas. Sé que no todos los ciudadanos tienen el tiempo y la voluntad de hacerlo, pero todo aquel que pueda hacerlo que lo haga, que transmita esa información a las personas cercanas, que es generalmente la manera en la cual la gente se informa.