Skip to main content
Una publicación de la asociación SER

Iván Hancco: “No sabemos con certeza si la presencia del Covid -19 es más baja en zonas de altura”

Daniel Rojas

En las últimas semanas, se está planteando la hipótesis de que el Covid-19 tiene menor letalidad en la altura. Se han publicado artículos científicos que sustentan esta hipótesis en China; mientras que en el Perú, según los datos del Ministerio de Salud al 28 de mayo, las regiones de Apurímac, Cusco y Huancavelica, situadas a más de 2,000 msnm, presentan las menores tasas de letalidad. Este fenómeno aún no está completamente comprendido y una primera aproximación en su comprensión se puede hacer a través de la fisiología humana, que es el estudio científico del cuerpo humano y su funcionamiento. Por ello, dialogamos con Iván Hancco, médico especialista en hematología y candidato a doctor en fisiología por la Universidad de Grenoble (Francia).

¿Cuáles son las posibles explicaciones fisiológicas de la baja letalidad por Covid-19 en las zonas de mayor altitud?

Existen varios factores. En primer lugar, los habitantes de la altura tienen una mejor capacidad de respuesta a una situación de menor cantidad de oxígeno, como sucede con el Covid-19. La cantidad de oxígeno en la altura es menor que a nivel del mar, entonces el habitante de esta zona está adaptado a una menor cantidad de oxígeno en la sangre (hipoxia) durante su vida. Por ejemplo, el valor promedio de la saturación de oxígeno en una persona sana en la altura -como en Puno- es de 87%, mientras que un paciente de Lima con 87% de saturación ya estaría en UCI. En el caso del Covid-19, se produce un daño pulmonar extenso y, en consecuencia, el paciente está sometido a menor cantidad de oxígeno en la sangre, y esta es una de las razones porque las personas entran a UCI. El habitante de la altura podría tolerar mejor las condiciones de hipoxia causadas por el Covid-19.

En segundo lugar, hay estudios que muestran  que existe mayor producción de óxido nítrico en la sangre de los habitantes de la altura. El óxido nítrico es otro factor que puede influir positivamente en la mejor capacidad de tolerancia frente al Covid-19, ya que en este se forman coágulos que pueden causar la muerte a través de la obstrucción de las arterias del pulmón (tromboembolismo pulmonar) o por la obstrucción de las arterias del cerebro (enfermedad cerebro vascular de tipo isquémico). El óxido nítrico puede servir como un factor protector porque evita que se formen coágulos y evitaría que se obstruyan las arterias.

En tercer lugar, hay un estudio realizado en las islas del Lago Titicaca que evidenció una mutación en el gen MBL que está relacionado con una mayor capacidad de resistencia a infecciones graves en habitantes de la altura.

¿Qué factores no apoyan esta hipótesis?

El problema es que no se han realizado tamizajes masivos para saber cuál es la verdadera prevalencia del Covid-19 en zonas de altura. Faltan pruebas rápidas para diagnosticar casos de Covid en Puno u otras zonas similares. No sabemos con certeza si la presencia del Covid-19 es más baja en zonas de altura. Hasta el momento son solo hipótesis, y todavía queda mucho por investigar. Existen varios factores que deben ser demostrados. En primer lugar, determinar la verdadera prevalencia a través de tamizajes masivos y, en segundo lugar, determinar las causas de muerte durante este periodo, evaluar si existe un incremento de la mortalidad y cuáles son las posibles causas.

¿Cuál sería la utilidad de conocer las causas fisiológicas de la menor letalidad por Covid-19 en la altura?

Una vez que se determinen los factores que influyen sobre la baja letalidad del Covid-19 en la altura, se podría implementar tratamientos para las personas que viven a nivel del mar. Por ejemplo, si el mayor nivel de hemoglobina permite tolerar mejor la enfermedad, entonces se pueden administrar fármacos para estimular la producción de glóbulos rojos -y de esta manera también aumentar la hemoglobina- y así tolerar mejor la enfermedad. O si fuese, por ejemplo, el óxido nítrico un factor protector, entonces se podría utilizar de manera terapéutica para mejorar la tolerancia o disminuir la letalidad.

Actualmente estás realizando una investigación en La Rinconada, el centro de residencia permanente más alto del mundo ¿En qué consiste esta investigación?

Desde hace muchos años se pensaba que la vida por encima de los 5,000 metros de altitud era imposible, se creía que el ser humano no podía adaptarse a esta condición. También se consideraba a Cerro de Pasco como el centro de residencia permanente más alto del mundo (4,300 msnm), pero hemos visto que La Rinconada, al norte de Puno, es el más alto del mundo (5,200 msnm) y tiene una población de aproximadamente 70,000 personas que nacieron y vivieron ahí. Para entender mejor las condiciones fisiológicas que permitieron que las personas pudieran sobrevivir en este lugar, estamos realizando una investigación con la Université Grenoble Alpes y otras universidades de Francia. Venimos estudiando los factores asociados al proceso de adaptación como: la hemoglobina, los vasos sanguíneos, también investigamos genes que tengan que ver con el proceso de adaptación a la altura. Ya llevamos dos años realizando estas investigaciones y esperamos que con los resultados podamos entender mejor cómo se adapta el ser humano a las condiciones extremas y aplicar estos conocimientos en el tratamiento de las personas con enfermedades crónicas.