Skip to main content
Una publicación de la asociación SER

Irene Carcausto: “el acoso es tan fuerte que las mujeres prefieren estar al margen de la política”

Miluska Pizarro

El acoso político contra las mujeres es otra forma de violencia que merece atención, como lo demuestra lo ocurrido recientemente en el departamento de Puno donde una regidora de la provincia de Melgar recibió una serie de ataques en redes sociales luego de haber denunciado un acto ilícito. Este tipo de experiencias también fueron sufridas por otras mujeres que participan en el ámbito político, por lo que Noticias SER entrevistó a Irene Carcausto Huanca, congresista de la República por Puno y miembro de la bancada de Alianza para el Progreso.

La Comisión de la Mujer y Familia analizó el texto sustitutorio del dictamen recaído en los Proyectos de Ley 3131/ 2017-CR y 3903/2018-CR, sobre el acoso político ¿qué propone este documento?

Se propone establecer mecanismos de identificación, prevención, atención y sanción a todo acto de violencia hacia las mujeres en el desarrollo de su vida política, buscando eliminar el acoso que se da por el solo hecho de ser mujer. La finalidad es garantizar el ejercicio pleno de los derechos políticos de las mujeres, con igualdad y sin violencia.

¿Usted fue víctima de actos que configuran el acoso político?

Sí, durante mi participación en las elecciones municipales fui víctima de agresión política. Recibí todo tipo de agresiones, muchas de ellas sólo por ser mujer. Esta situación lamentablemente continúa, sobre todo en las redes sociales, donde se usan perfiles falsos para difundir contenidos falsos y que buscan desmerecer la labor política que realizamos a favor del pueblo.

¿Por qué es importante la sanción de estos hechos?

Toda acción que busque anular o afectar la participación política de las mujeres, por su condición de tal, ¡no puede ser tolerada! Todas las personas tenemos el derecho a la participación política, a elegir y ser elegidos, en igualdad de condiciones. Tenemos el derecho de hacer escuchar nuestra voz, nuestros problemas y plantear soluciones a estas situaciones. Ser mujer no puede ser una limitación. Nuestras niñas, jóvenes y todas las mujeres, tenemos que tener claro que tenemos la misma capacidad para tomar decisiones que los varones. Podemos ser la voz de grandes grupos humanos y ser parte del cambio.

¿Cree que las sanciones que existen para el acoso y violencia son aplicadas adecuadamente en el país?

Lamentablemente aun no. Es cierto que se tienen avances para evitar el maltrato hacia las mujeres en todos los sectores y se han brindado leyes que buscan proteger a la mujer en su grupo familiar y su entorno; pero no es suficiente. Las mujeres todavía no sentimos que seamos parte de una sociedad igualitaria. Un primer paso es dar leyes a favor de la igualdad y defensa de las mujeres, como una participación política libre de acoso. Por supuesto, esto exige tener las herramientas para que las leyes se cumplan y se sancionen a quienes nos agreden.

¿Cree que el acoso político en redes sociales afecta más a las mujeres?

Ahora existen muchos medios donde uno puede expresar abiertamente su opinión o difundir información y datos y esto se aceleró con esta pandemia. Las redes sociales son de uso cotidiano de la mayoría, pero lamentablemente no existe un adecuado control, tanto para crear cuentas o difundir información sin verificar. El resultado es la existencia de cuentas falsas con información falsa, que se difunde con el único fin de dañar a las personas. Se confunde la “crítica sana”, que es natural por nuestro trabajo, con una forma de acoso y agresión donde perduran los rasgos machistas de nuestra sociedad. Las críticas hacia una mujer se dan por su “atrevimiento” a estar en política.

¿Debería ser sancionado el acoso por redes sociales?

Definitivamente que sí. El acoso debe ser sancionado en todas sus formas; no se necesita contacto físico para realizar acoso. Muchas veces las personas se esconden detrás de una pantalla, detrás de una cuenta, para difundir hechos falsos (que lamentablemente algunos creen, sin tomarse el tiempo de acudir a una fuente oficial), agresiones, insultos, que no aportan nada en la labor política. Los aportes son bienvenidos y las críticas también, pero deben ser realizadas en mérito a nuestros actos y desempeño, no debe darse por el solo hecho de ser mujer. Libertad de expresión no significa ofender o destruir la reputación de otros.

¿Usted cree que el acoso dificulta que las mujeres participen en política?

Sí. Muchas veces las mujeres creen que por su bienestar y el de su familia, es mejor alejarse de participar en la política para evitar el acoso y los ataques que sufren. Lamento que esto ocurra pero también lo entiendo. El acoso es tan fuerte que las mujeres prefieren estar al margen de la política. Es necesario cambiar esta situación y dejar de lado los prejuicios.

¿Cuán difícil es para una mujer desempeñarse en cargos políticos?

Es un camino difícil. Pese a que en nuestro país aproximadamente las mujeres somos el 50%, esto no se ve reflejado en la participación y representación política. Un ejemplo claro es que en la actualidad no tenemos ninguna gobernadora regional. Las brechas entre hombres y mujeres se dan en las elecciones primarias, durante la campaña e incluso al asumir un cargo, donde se busca desmerecer la participación de una mujer con comentarios y pensamientos machistas