Skip to main content
Una publicación de la asociación SER

Cruz Silva: "Antes de hablar de reformas se debe sancionar a los corruptos"

Foto: IUS 360

Los audios difundidos por IDL Reporteros, han revelado el grado de corrupción al que ha llegado el sistema de justicia peruano y también las conductas cuestionables de integrantes del Consejo Nacional de la Magistratura (CNM) en la designación de magistrados. La crisis actual demanda una serie de medidas inmediatas y efectivas de parte de los titulares de los máximos poderes del Estado, pero las primeras respuestas no parecer ser las adecuadas. Para profundizar en el análisis Noticias SER entrevistó a Cruz Silva Del Carpio, abogada del Instituto de Defensa Legal.

 

¿Cómo podemos calificar la situación actual del sistema de justicia, a la luz de los audios que revelan el mal actuar de jueces y miembros del CNM?

Es un caso sin precedente que pone en evidencia el fracaso de las políticas anticorrupción.  Además, nos muestra que debemos focalizar nuestra atención en la forma como nacen y se camuflan las redes de corrupción que viven dentro y fuera del sistema de justicia. Entonces se requiere un cambio absoluto de perspectiva de cómo combatir la corrupción judicial. Resulta irónico que los funcionarios que se llenaban la boca con discursos de lucha contra la corrupción, paralelamente estaban aprovechando el ordenamiento normativo para conseguir favores y espacios de poder a favor de sus propios intereses.

¿Por qué los mecanismos de control han fallado?

En el sistema de justicia hay un control mixto disciplinario interno, porque hay una instancia externa a los jueces que los fiscaliza como es el CNM. Asimismo, existen instancias internas como la Oficina de Control de la Magistratura (OCMA) y la Fiscalía Suprema de Control Interno y los otros Fiscales de contencioso administrativo, de evaluación de las conductas disciplinarias. El problema de este sistema es que el magistrado, sea juez o fiscal, que entra a ese sistema de control interno, tarde o temprano, va a regresar a su despacho para convivir con sus colegas.  Ese sistema en el que los fiscalizadores no permanecen en el cargo es parte del problema.

¿Ante esta evidencia no se efectivizó medida alguna?

Se necesita voluntad política para ir en contra de estas redes de corrupción, porque, recordemos que cuando César San Martín fue presidente del Poder Judicial, realizó una propuesta de facultades extraordinarias al Congreso para identificar a las redes de corrupción judicial. Lamentablemente este proyecto quedo en nada. Las Cortes Superiores se opusieron y esto nunca se debatió completamente en el Congreso.

 

Es urgente una reforma del sistema de justicia y del CNM ¿Cuáles serían los puntos prioritarios a trabajar para una reforma estructural?

Antes de hablar de reformas se debe sancionar a los corruptos. Primero, se tiene que separar a los personajes involucrados en el tráfico de influencias, intercambio de prebendas y favores. Lo segundo es sancionar debidamente y nombrar nuevos magistrados. Y tercero, suspender todas aquellas funciones que tengan de por medio a un magistrado cuestionado. Por ejemplo, el CNM ha aplicado una medida mínimamente necesaria, que los procesos de selección y ratificación de jueces y fiscales quedan en suspenso y de una forma indeterminada hasta que se recupere un sistema que garantice independencia e imparcialidad.

 

Existen hasta cinco iniciativas de reforma del CNM en el Congreso ¿Estas propuestas consideran puntos neurálgicos para un adecuado funcionamiento de esta instancia?

Definitivamente hay que cambiar normativamente varias cosas. El problema es, que si de reformas se trata, lamentablemente lo que se ha ido presentando es un retroceso. El ex presidente Kuczynski presentó el año pasado una propuesta de reforma del CNM que devuelve la influencia política partidaria en la elección de los consejeros, lo que es absolutamente contraproducente. Actualmente tenemos por ejemplo propuestas absurdas que contemplan que el CNM solo esté integrado por abogados, cuando estamos viendo que el problema de las redes de corrupción está en manos de abogados.

 

¿Cómo calificaría la reacción del presidente Martín Vizcarra?

La actuación del presidente Vizcarra ha sido insuficiente, porque lo único que hizo el Consejo de Estado es derivar el tema a los canales institucionales regulares que justamente son los que están cuestionados. No estoy diciendo que se rompa con el esquema democrático, sino que hay que presentar acciones inmediatas para enfrentar la crisis del CNM. Recordemos que en una crisis anterior el Congreso convocó un Pleno, y nombró un nuevo presidente del CNM. Estas medidas de carácter de gestión judicial-política, debieron darse de manera inmediata. Por ejemplo, los jueces titulares de la Corte del Callao están pidiendo a gritos que su actual presidente, Walter Ríos, deje el cargo, renuncie. Y, hasta ahora no lo hace.

 

Considerando la composición del Congreso de la República ¿se podría esperar alguna actuación contundente desde este poder del Estado?

Es bastante cuestionable que alguien con el perfil de Galarreta pretenda liderar o ser parte de un proceso anticorrupción. Y de todo lo que estamos viendo, en los audios estamos escuchando relaciones de magistrados con una señora que se llama K. Y antecedentes de un consejero como Guido Aguila, que el año pasado se reunió con el congresista Héctor Becerril, con el hermano del consejero que está trabajando en el despacho de uno de los congresistas fujimoristas, con la esposa de Becerril que está trabajando en la CNM como procuradora. Entonces, tienes al partido fujimorista dentro de este problema y no puede ser que su representante en el Congreso pretenda liderar esta movida anticorrupción. No hay garantía de que se vaya a llegar a buen puerto.