Skip to main content
Una publicación de la asociación SER

Suspenden ampliación del penal de máxima seguridad Huacariz

Las protestas de pobladores que se oponen a los trabajos de ampliación del penal de máxima seguridad “Huacariz” han continuado en los últimos días. Esto motivó la visita a Cajamarca del presidente encargado del Instituto Nacional Penitenciario (INPE), Federico Llaque Moya, quien el lunes participó en una reunión con el alcalde provincial Manuel Becerra, el prefecto regional Fernando Silva y dirigentes de la zona, acordando suspender temporalmente los trabajos que se venían realizando.

Previo a la reunión ocurrió un enfrentamiento entre personas que protestaban y trabajadores de la empresa contratista, en el que uno de los involucrados en la gresca acabó con un corte en la cabeza. Después, un grupo de pobladores continuó con la protesta en las afueras del local.

Al término del encuentro, el alcalde Becerra anunció dos acuerdos. El primero, la paralización inmediata del proyecto de ampliación del penal y el segundo, la instalación de una mesa técnica de diálogo para discutir la reubicación del cuestionado centro penitenciario. Becerra fue enfático en señalar que en la mesa técnica no se discutirá la viabilidad del proyecto de ampliación porque infringe una ordenanza municipal que impide la construcción de una obra de esa naturaleza en la zona urbana, además de los lineamientos relacionados al planeamiento urbano y  a las propias normas del INPE: “Este proyecto de ampliación no cuenta ni contará con la licencia de construcción. Se ha ordenado la paralización de los trabajos, lo que definitivamente tenía que ser así, por respeto a Cajamarca”, señaló.

No obstante, Federico Llaque indicó que la paralización de los trabajos es momentánea y se espera sociabilizar el proyecto con la población del entorno para luego reanudarlo: “No dejamos los proyectos abandonados porque se incurren en irresponsabilidades. Creemos que (la población) no han sido involucrados en el proyecto, no han visto de lo que se trata. Confiamos en que se va a socializar y esperamos que sociabilizado el proyecto continúe”, mencionó.

Llaque argumentó que la capacidad del penal es para 800 internos, pero a la actualidad se tiene a 1 mil 800, razón por la cual, se vienen ejecutando proyectos de ampliación no sólo en Cajamarca, sino en otros recintos a nivel nacional: “Hay gente que duerme en el suelo. Algo tenemos que hacer al respecto. Lo que hace el INPE es darle dignidad  a quienes lamentablemente han perdido su libertad”, agregó.

De parte de la población sin embargo, se ha ratificado la posición de no permitir trabajos de ampliación y exigir la reubicación. Precisamente, a su solicitud, se espera que en un plazo de 60 días se tengan resultados de la mesa técnica que se instalará para tratar el asunto.