Skip to main content
Una publicación de la asociación SER

Más de 3 mil hectáreas afectadas por incendios forestales en Cajamarca

Los incendios forestales empiezan a registrarse nuevamente en varios lugares del país y en Cajamarca no ha sido la excepción. En los últimos días, se desató incendio en la zona de río Seco en la provincia de San Marcos, aunque según información de la Oficina de Defensa Nacional del Gobierno Regional, en lo que va del 2018, ya se han afectado aproximadamente 3 mil hectáreas de bosques, matorrales y pastizales  ocasionando afectaciones en la flora y fauna, principalmente en el sur del departamento.

La Oficina de Defensa Nacional convocó a una conferencia de prensa en esta semana en la que detalló que se han registrado incendios en el centro poblado Otuzco y los distritos de Baños del Inca y La Encañada en la provincia de Cajamarca; así como en las zonas de La Colpa, Huacraruco y Huar Huar de la provincia de Cajabamba; en San Juan Alto y Yerba Santa de Hualgayoc; Río Seco en San Marcos y también en los distritos de Utco, Sucre, Oxamarca, Jorge Chávez, Cortegana, Huasmín y Sorochuco de la provincia de Celendín; no obstante, se teme que puedan registrarse mayores incendios en otras zonas en los próximos días y de hecho, una última noticia también da cuenta de incendios en la provincia de Chota.

Si bien, los incendios pueden producirse accidentalmente, los reportes oficiales indican que son las causas intencionales las que predominan pues todavía se mantiene en la población rural la práctica de quema en época de sequía con la creencia de que se va a motivar la presencia de lluvias. En tal sentido, en los últimos días, desde diferentes instancias públicas se está llamando a la población a dejar de lado estas prácticas: “Han empezado este tipo de prácticas no adecuadas por parte de la población. La población rural se está desesperando por la ausencia de las lluvias y por ende se sigue pensando que quemando los pastizales se pueden atraer a las nubes, lo que es falso. Llamamos a las autoridades y a la población para que no realicen este tipo de acciones porque conlleva a dañar grandes hectáreas agrícolas, contamina el medio ambiente y afecta a la salud, especialmente de niños y adultos mayores que son los más vulnerables”, indicó Tulio Guillén.

Para evitar que la magnitud de los incendios forestales se asemeje a los ocurridos en el 2016, el director de la Oficina de Defensa Nacional también invocó a las autoridades locales para que asuman su liderazgo ejecutando acciones inmediatas y reporten permanentemente la situación, de modo que permita la coordinación interinstitucional: “Hay que entender que la atención de una emergencia se atiende por niveles. El 2016 fue peor, pero no esperemos llegar a esa magnitud”, señaló.