Skip to main content
Una publicación de la asociación SER

Desnutrición crónica infantil y anemia no disminuyen en Ayacucho

El Instituto Nacional de Estadística e Informática hizo pública la Encuesta Demográfica y de Salud Familiar (ENDES) 2018, donde revela que en la región Ayacucho la anemia en menores de 3 años se incrementó en 1% y paso de 48.3% en el 2017 a 49.3%  a finales del 2018. Y la desnutrición crónica infantil en menores de 5 años registro un ligero incremento por segundo año consecutivo, llegando a fines del 2018 a un 20.2%, superior en 0.2% con respecto al 2017.

Sobre estas nuevas cifras que ubican a Ayacucho entre las cinco regiones que poseen porcentajes altos de desnutrición crónica infantil, Herlinda Calderón, Coordinadora de la Mesa Temática de Salud de la Mesa de Concertación para la Lucha Contra la Pobreza de Ayacucho dijo que esto pone en evidencia que sectores como la Dirección Regional de Salud, el gobierno regional de Ayacucho, así como las municipalidades distritales y provinciales no están asumiendo su responsabilidad, por ello demandó que las nuevas gestiones municipales y el gobierno regional otorguen una respuesta política y técnica inmediata para revertir estas cifras.

De otro lado Calderón cuestiono a la gestión regional que salió recientemente, porque su falta de seriedad ha dejado estas cifras de anemia y desnutrición. Y también dijo que el gobierno regional de Ayacucho dispone de un presupuesto anual de 90 millones por año en el Programa Articulado Nutricional. “Es inconcebible que a pesar de la existencia de presupuesto no se tenga resultados positivos de lucha contra la anemia y desnutrición”, dijo y cuestionó también a los programas sociales que tienen presencia en la región que no registran resultados positivos sostenibles en la reducción de la anemia a pesar del nivel de presupuesto que se invierte. 

La Presidenta de la Federación de Mujeres Indígenas de la provincia de Huamanga, Alina Morote Contreras manifestó que las actuales autoridades locales deben entender la complejidad del problema al que nos enfrentamos para poder proponer estrategias y lineamientos de acción sostenibles que conlleven a la reducción de las cifras de anemia y desnutrición. “Se requiere liderazgo político para poder articular a todas las instancias del sector educación, salud y los gobierno locales y eso es lo que está faltando, porque hasta ahora cada sector trabajado de forma aislada”, explicó.

Morote también informó que desde hace algunos días ha solicitado una reunión con el alcalde provincial de Huamanga, Yuri Gutiérrez para dialogar con respecto a las acciones para la reducción de la anemia y desnutrición en los niños y niñas menores de cinco años, pero aun no les atiende.

 

Silencio

Hasta el momento la gestión regional liderada por Carlos Rúa Carbajal no se han pronunciado al respecto, tampoco el gerente de desarrollo social y el director regional de salud.