Skip to main content
Una publicación de la asociación SER

Controversia por funcionamiento de nuevo hospital III-1 de Ayacucho

La nueva infraestructura del hospital de alta complejidad III-1, obra emblemática de la polémica gestión de Wilfredo Oscorima, que costó poco más de 450 millones de soles, viene generando controversias ante el anuncio del inicio de su funcionamiento en el mes de agosto. Un sector de médicos y personal del hospital Mariscal Llerena, se ha negado a trasladarse a esta nueva infraestructura, y de otro lado el Gobierno Regional de Ayacucho (GRA) no ha conseguido el presupuesto para que esta nueva infraestructura funcione en la categoría III-1, como se anunciaba; por ello tendrá que iniciar su funcionamiento en la categoría II-2.

Según explicó el asesor del gobierno regional, Efraín Pillaca, el reclamo de los trabajadores del hospital Mariscal Llerena (actual hospital regional) no tiene sentido, porque la nueva infraestructura del hospital de nivel III-1, “no es un nuevo nosocomio, sino es una nueva infraestructura del actual hospital Mariscal Llerena”, por ello precisó que el personal del Mariscal Llerena debería trasladarse a la nueva infraestructura. Pero no respondió sobre los anuncios de Wilfredo Oscorima, que decía que Ayacucho tendría un hospital de alta complejidad y hasta lo utilizó políticamente para su relección.

De otro lado, Pillaca dijo que para que la nueva infraestructura funcione en el nivel de resolución III-1, debe darse ciertas condiciones, como el proceso de recategorización en el Ministerio de Salud (MINSA) y disponer de un presupuesto de 105 millones anuales. En sus estimaciones, esto podría lograrse en unos cinco años, mientras tanto, explicó, la nueva infraestructura hospitalaria tendrá que funcionar como un II-2, porque ya se habría iniciado el trámite ante el MINSA. 

La secretaria general del Sindicato de Trabajadores del Hospital Regional de Ayacucho (SITRA), Maruja Ocoa, explicó que la forma como se pretende inaugurar y hacer funcionar la nueva infraestructura es un capricho del gobernador regional que vulnera los niveles de complejidad de los establecimientos de salud. “En una reciente reunión nosotros hemos rechazado rotundamente esta posición, porque no nos parece correcto estará trasladando de un lugar a otro al personal sin criterio técnico. En ese sentido no nos vamos a mover del actual hospital II-2. Desde que se inició la construcción del nuevo hospital se manejó la categoría III-1 y ahora nos quiere sorprender de que seguirá como un II-2”, manifestó y también anuncio que realizarán paros escalonados para exigir la intervención el gobierno nacional.

De otro lado cuando el Director de Salud de Ayacucho, John Tinco, habló de mejorar el servicio de atención de salud, dijo que cuando el hospital Mariscal Llerena funcione en la nueva infraestructura, la antigua “servirá para trasladar al personal del hospital de apoyo de Jesús Nazareno” (categoría II-1), lo que no fue recibido con agrado por el Frente de Defensa de este distrito, porque su establecimiento bajaría de nivel: “Nosotros no estamos dispuestos a perder nuestro hospital por un afán político, con el tema de salud no se puede jugar”, dijo el presidente del Frente de Defensa de Jesús Nazareno, Víctor Zapata.