Skip to main content
Una publicación de la asociación SER

Constantes ausencias de Wilfredo Oscorima promueven el desgobierno de la región Ayacucho

Wilfredo Oscorima cumple un año de su retorno al gobierno regional de Ayacucho y , para algunos representantes de sectores sociales de la región, ésta etapa de su gestión está marcada por su permanente ausencia en la región, con el pretexto de estar gestionando presupuesto en la ciudad de Lima. A lo que se agrega la falta de toma de decisiones que encaminen soluciones a los graves problemas que afectan a la región.

Alina Morote, Presidenta de la Federación Provincial de Mujeres Indígenas de Huamanga, considera que “Oscorima está desconectado de la realidad y problemática de Ayacucho”. Asimismo precisa que quienes están gobernando son el vicegobernador y los gerentes de línea.

“La gestión del último año de gobierno de Oscorima es muy deficiente y, por su ausencia hay temas y cosas donde no se han tomado decisiones inmediatas. Un caso es el incremento de la desnutrición crónica infantil y, hasta el momento no hemos escuchado medida alguna que se haya adoptado para poder revertir estas cifras. Aquí, en el gobierno regional, no hay liderazgo de nadie, es un desorden completo”, explica Morote.

Una opinión similar nos plantea Aniva Cayo González, integrante de la directiva de la Asociación Nacional de Familiares de Secuestrados, Detenidos y Desaparecidos del Perú, que señala que su organización desde hace cuatro semanas está buscando reunirse para tratar temas importantes de los afectados, pero hasta el momento no se concreta porque nadie sabe cuándo llegará a la ciudad de Ayacucho. “Si nosotros elegimos aun gobernador para que este en Lima, supuestamente haciendo gestiones y nadie sabe cuándo retornará a Ayacucho, para que postula a este cargo. Esto se tendría que corregir, porque no puede comportarse así con sus representados “, manifestó.

De otro lado, Cayo Gonzáles indicó que en la actualidad la región esta desatendida, los sectores sociales que demandan soluciones a sus necesidades, no son escuchados. “No hay quien dirija la región, porque te reúne sólo con el vicegobernador, quien no tiene capacidad de decisión política y siempre dice que habría que consultar al gobernador para que disponga. Así no puede estar nuestra región. Es lamentable”, dijo.

Para  el periodista y analista Jorge Alberto Carhuallanqui, Wilfredo Oscorima, ha demostrado un alto grado de irresponsabilidad porque no se ha hecho cargo de reducir la desnutrición y la anemia, ni promover la educación y salud. “Al no estar en Ayacucho, es difícil conocer la realidad”, explica. También indica que Oscorima no habría aprendido de sus errores de su primera gestión, porque persiste en ser la región que logra mayores presupuestos para priorizar el fierro y cemento, pero dejando de lado el desarrollo humano y social. “Hay que sumarle la carencia de un equipo técnico, que debería ser su respaldo ante su desconocimiento de gestión pública, pues con una región en piloto automático lo único que propicia es un desgobierno que puede originar una crisis”, expresa.