Noticias SER
Logo SER

Aimaras antimineros: enseñanzas de un conflicto

Enviado el 26/05/2011
Por: 
Eland Vera - Periodista y profesor de la Universidad Nacional del Altiplano

Dentro de las singularidades que conserva orgullosamente la región de Puno destaca la confluencia de dos pueblos ancestrales. Los quechuas ubicados principalmente en la zona norte de la región, cercanos al Cusco y los aimaras en la zona sur, cercana a Bolivia.

Los dirigentes aimaras de hoy y ayer no se cansan en recordar que fueron un pueblo que nunca se sometió ante el poder de los incas del Cusco y que la sobrevivencia orgullosa de su lengua es la demostración más clara. Además, tienen muy presente que durante la gran rebelión de Túpac Amaru, los líderes de la fase aimara fueron más radicales que el cacique de Tungasuca y sostuvieron mucho más tiempo el control del altiplano. Así, las figuras de Pedro Vilcapaza y Túpac Katari son parte del imaginario colectivo regional.

Durante la expansión del poder gamonal en el siglo pasado, las comunidades campesinas aimaras tuvieron una relativa independencia frente a los hacendados. De allí que era bastante notoria la diferencia entre los “indios de hacienda” (sometidos a la servidumbre) y los “indios de comunidad” (en convivencia recíproca). Este dato es valioso, pues los aimaras mantienen un mayor sentido de pertenencia hacia sus costumbres y ritos ancestrales, y a la vez una relación más negociada y justa con la “fuerza civilizatoria de Occidente”.

Entonces, no debe extrañar que si el Estado concesiona territorios cercanos al monte tutelar Khapia para fines de explotación minera, los aimaras puneños reaccionen con gran indignación. Se trata de un lugar sagrado, no hay más vueltas sobre el tema. En la cosmovisión andina, ya es un lugar común reiterarlo, el hombre no es el rey de la naturaleza, ni tiene patente divina para explotar indiscriminadamente los frutos de la tierra. Se trata de un relación respetuosa y de crianza con el cosmos que, verdaderamente, es el núcleo de la potencia civilizatoria del mundo andino. Esta premisa es vivida a cada instante de la existencia de los aimaras.

De este modo, las actividades que implican una relación armónica entre las partes gozan de una consideración especial en la mentalidad aimara. La agricultura, la ganadería, la pesca, las festividades o el pequeño comercio se encontrarán, entonces, por encima de la extracción descarnada y violenta de los recursos naturales. Para ponerlo gráficamente, si un comunero aimara observa el tajo abierto de una profunda mina penetrada por potentes y ruidosas excavadoras, sencillamente está viendo algo parecido a una violación: un desproporcionado acto de violencia que adolece del principio de reciprocidad. Lógicamente el hombre domesticado por la “fuerza civilizatoria de Occidente” lo que observaría sería la materia prima de la que están hechas gran parte de sus preciosas mercancías que dan sentido a su goce material y “civilizado”.

Entonces, detrás del conflicto antiminero de los aimaras de Puno me parece que tenemos un insumo para ir dialogando sobre la fuerza civilizatoria de la cultura andina que, más allá de las concesiones a los mineros depredadores, nos enseña sobre el valor y ubicación del hombre en el mundo, el rol civilizador de la reciprocidad y la vida comunal, el potencial de la ciudadanía étnica en un país diverso, la insensatez de los prejuicios sobre el hombre andino, las inconsistencias del supuesto modelo económico neoliberal intocable, las grietas de la fuerza civilizatoria de Occidente y, claro, la futura refundación republicana en el Perú deberá alimentarse de la propuesta del buen-vivir de las poblaciones ancestrales.

 

Comentarios (7)

La minería, la mía es también

La minería, la mía es también esencial para la energía, para coordinar, para no tener conflictos y apoyo.free ads|jobs|best latex mattress

por un lado, quisiera dejar

por un lado, quisiera dejar este arrimable romanticismo, comcepto que nos trunca bien para entender nuestra realidad puneña, que vive con dos culturas que se consideran nacionalidades por su puesto con validez y derechos por conquistar todavia. y creo tambien este articulo me hace reflexionar que hay que seguir trabajando desde la academia por entender mejor. pero, debo decir que el articulo tambien reconoce la ancestralidad de su existencia y eso desde mi punto no es todo, si no quiza ayudar a que estas puedan encaminar hacia su propio contructo de su propio desarrollo, es decir como lo escojan ellos.
por el otro observo que los comentaristas son gente educada y ojala seria asi leer en toda la red de la internet, y no ver a enfermos que solo saben soltar sus instintos barbaries.

Muy interesante la nota del

Muy interesante la nota del profesor Eland Vera. Sin embargo me parece bastante ingenua en su apreciacion respecto a la actual relacion entre el Hombre y la Naturaleza que existe entre las comunidades aymaras y andinas en general. Si tal respeto verdaderametne exitiera entonces ninguna comunidad andina participaria en la mineria informal. Tomese el caso de las minas de Ananea y La Rinconada (Puno). ¿Esa explotacion descontrolada esta guiada por la cosmovision aymara o andina? Espero que no me diga que alli no hay aymaras, por que si los hay y muchos. Creo, por el contrario, que en el tema de la mineria en Khapia tambien interviene intereses economicos "muy occidentales" que estan vinculados al narcotrafico y el contrabando que impera en Yunguyo, que busca desarrollar una mineria informal tipo La Rinconada, para asi tapar sus actividades y lavar el dinero de sus actividades ilicitas. Como se dara cuenta en el tema caben muchos extremos, asi que no nos dejemos llevar por fundamentalismos.

el problema del estado es

el problema del estado es pues la flata de consulta popular y asi mismo el interes de la poblcion en participar en ello. su forma de hacer periodismo es muy buena y sabe la verdadre responsabilidad sera del estado o del pueblo sabiendo que el otro no consulta y el otro no particpa?

Muy aleccionadora su nota la

Muy aleccionadora su nota la que se fundamenta en la ideosincracia del hombre de Puno: Quechuas hacia el Cuzco, o hacia el Norte del Lago Sagrado; y Aymaras hacia el Sur de dicho Lago. Ambos, sustentados en una cultura racional, ancestral y orientada al bien comun de sus pobladores.
Analizando el problema, en la actualidad, podemos deducir el "fastidio" o rechazo a la imposicion por parte del gobierno, sin tener en cuenta los sagrados puntos de vista que tan claramente Ud. expone; a los que se suman la absoluta ceguera para depredar (en el tiempo) un territorio que por siglos lo habitan nuestros hermanos de Puno. Todo ello por la simple, obtusa e irracional "entrega de riquezas" que con las actividades extractivas, llegarian a contaminar toda la zona y sus cauces de rios, Lago y lagunas).
Tal imposicion es de similar actitud a las de la epoca de la Colonia, en la que al gobierno virreynal poco le interesaba el factor humano (social) a cambio de extraer mineral que para el occidental era la satisfaccion de su terrible codicia.
Al llegar a la Independencia, se entiende que nos libramos del yugo iberico, justamente por detener dicha codicia, conformando un Estado propio para beneficio de su nacion. Y en este caso, el actual gobierno, obra en similares condiciones que el virreynal, es decir sin tener en cuenta las razones que puedan esgrimir o tener los aymaras puneños.
¡Mi total adhesion a la causa de nuestros hermanos de Puno!

Sr. Eland: Me place

Sr. Eland:
Me place enormemente leer su nota y me devuelve, como educadora, la esperanza y el deseo de seguir luchando por un mundo realmente mejor, que dé cabida al diálogo intercultural y en el que se respete la diversidad; labor quijotesca que nos humaniza.
Su artículo será leído por mis alumnas de secundaria, del colegio Sagrado Corazón (Chorrillos, Lima)
Felicitaciones por su lucidez, profundidad y sencillez en el tratamiento del tema.
Muy agradecida:
Verónica Morante Rossel

Veronica: Solo para

Veronica:
Solo para felicitarla por enseñar los conceptos de Interculturalidad en el colegio. Yo tuve la oportunidad de seguir un curso de Comunicacion Intercultural con la Dra. Silvana Vargas, docente de la Maestria de Dearrollo Rural en la UNA, y fue maravilloso.
Nuevamente mis felicitaciones porque asi los adolecente empiezan a entender y valorar mas nuestra diversidad cultural.

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato

CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.
CAPTCHA de imagen
Escriba los caracteres que se muestran en la imagen.
Columnistas

Cavilando

Atención! Nos están matando

Mirtha Vasquez

Cruce de caminos

¿Democracias en recesión?

Jairo Rivas Belloso

Visiones del desarrollo

¿Dónde hablamos de desarrollo?

Fabiola Yeckting Vilela

Historia

Recordemos al “Doctor” Montesinos en 1990

Nicanor Domínguez Faura

Comadres

El síndrome de la caja negra

Karla Zavala

Escrito al margen

Enemigos íntimos

Jorge Frisancho

Otrosí digo

Gabinete Aráoz: un nuevo error de PPK

Ana María Vidal

Comentario Destacado
E INDUDABLE QUE MENDOZA NUNCA HA APORTADO NADA AL SISTEMA DE ADMINISTRACIÓN DE JUSTICIA, NADIE ENTENDIO PORQUE EL CNM LO NOMBRO SI NO TENIA NI APTITUD ACADEMICA NI CAPACIDAD SOLVENTE PARA SER MAGISTRADO, SIN EMBARGO SE LE NOMBRÓ MAGISTRADO SUPREMO Y NUNCA A PODIDO REALIZAR UNA GESTION IMPERECEDERA, ES UN LASTRE QUE SE LE HAYA DESIGNADO MINISTRO DE JUSTICIA Leer más >>
El Video de la semana
Haykapikaman Suyasun Programa Radial (Huanta)
Enlaces
texto