Noticias SER
Logo SER

La precaria estabilidad peruana

Enviado el 19/09/2012

Daniel Encinas Zevallos (1)

En los últimos años se habla del “milagro peruano”para destacar el espectacular crecimiento económico que experimenta nuestro país desde hace más de una década. La tasa de crecimiento del PBIha sido el doble del promedio latinoamericano en los últimos 10 años. Entre el 2005 y el 2010 fuimos la tercera economía que más creció a nivel mundial y, en el mismo lapso de tiempo, la pobreza se redujo más de 14 puntos. Sin embargo, haymotivos para no ser tan optimistas con respecto a este “boom económico”.

Primero, a pesar de las exitosas cifras macroeconómicas, si observamos otros indicadores económicos podemos observar que la supuesta “paradoja peruana” (crecimiento junto con baja aprobación presidencial, conflictos sociales, rechazo al modelo, etc.) no lo es tanto. Felizmente, no se necesita una espada del augurio para ver “más allá de lo evidente” y de las imágenes felices del “Perú Avanza”.

Haussmann y Klinger (2008) han mostrado que, pese esta nueva etapa auspiciosa, la estructura productiva del país no se ha modificado significativamente y sigue dependiendo principalmente del sector minero-energético: la reciente expansión en la inversión en dicho sector es sólo la recuperación de los niveles pre-crisis que se observaron en los años 60 y 70. Con respecto a la productividad, debemos indicar que aunque hay una recuperación económica ésta va de la mano con el uso ineficiente de los recursos disponibles para la sociedad (2). Además, los sectores menos productivos son los que generan más empleo, sin que exista una dinámica de traslado de trabajadores a los sectores más productivos porque estos tienen baja capacidad para tal fin.

Por ejemplo, la fracción de la PEA nacional empleada en agricultura (25.4%) es más de cien veces la empleada en el sector electricidad y agua (0.2%), pero en esta última el producto medio por trabajador es 30 veces más alto. En este sentido, existen millones de trabajadores en empleos que no pagan lo suficiente para sacarlos a ellos y sus familias de la pobreza (Pagés y Serra, 2010).  Finalmente, persiste una fuerte desigualdad. Según Mendoza et. al (2010), pese a lo que dicen cifras oficiales, existe evidencia que indica que el país sigue siendo tan desigual como lo era al principio de los setenta.

Es decir, no se trata únicamente de aplaudir el crecimiento económico (que sin duda es importante), sino de ver qué tipo de crecimiento tenemos. Lo importante sería que éste se tradujera en el desarrollodel país y, siguiendo a Amartya Sen,lograr mejorarlas capacidades de los peruanos para vivir al menos una vida digna y poder poner en funcionamiento el tipo de vida que tengan razones para valorar. Como sabía Aristóteles, la riqueza no es más que un instrumento entre otros que nos sirven para perseguir nuestros fines.

Segundo, las razones no económicas que tengopara ser poco optimista se ubican en la relación entre política y tecnocracia. En la charla “La política sin políticos en el Perú” que ofreció el politólogo de Harvard, Steven Levitsky, se planteó el debate de si el actual crecimiento económico sufriría por la falta de partidos y políticos profesionales o si, por otro lado, este “boom económico” se debe precisamente a que existen técnicos especializados que se encargan de la macroeconomía lejos de las “distorsiones” de la política.

Mi respuesta es una combinación de ambos puntos de vista. Vivimos en una alternancia sin alternativa, como la llama Alberto Vergara, porque pese a que cambian los presidentes y llegan al poder líderes de distintas orientaciones, se mantiene el modelo económico. Esto es así porque desde el colapso del sistema de partidos a inicios de los años 90, no existen organizaciones políticas institucionalizadas que cumplan adecuadamentecon el rol de “canalización” entre Estado y sociedad, por lo que la política ha abdicado en favor de lo técnico. Aquellos que llegan al poder no son políticos, sino independientes, novatos o políticos semi-profesionales que no suelen tener la voluntad ni mucho menos la capacidad para llevar a cabo cambios. “Los políticos son cada vez más débiles, y al llegar al poder deben enfrentar a actores no elegidos que son cada vez más fuertes” (Vergara, 2012), especialmente los tecnócratas al interior de muchos ministerios. Pero no debemos olvidar que gran parte del crecimiento también se debe a factores exógenos como los beneficiosos precios internacionales.

Sin embargo, para que la riqueza actual tenga efectos duraderos e integre a gran número de peruanos que no se sienten parte de los beneficios que se han creado, y para que esta etapa de nuestra historia no se convierta en una nueva “prosperidad falaz” se necesitan hacer cambios que, como dirían Gallardo y Ghezzi (2011), no tienen que ser ni dramáticos ni cosméticos. Pero para esto se necesita políticos haciendo política con la capacidad que sólo los partidos pueden dar. Esta es la verdadera paradoja peruana: Una estabilidad que se mantiene (en parte) por la falta de política, pero que muy probablemente va a sucumbir por la inercia que genera esta deficiencia. Estamos ante una estabilidad “de cascarón”, como la llamó Paolo Sosa, una estabilidad precaria que no es ni tan auspiciosa como se suele caracterizar ni  es inmune a la precariedad institucional como se suele suponer. Pura tecnocracia sin política puede llegar a convertirse en una camisa de fuerza que impida consolidar lo logrado.

Notas:

1)    Politólogo de la PUCP. Los cifras y argumentos económicos son tomados de Gallardo y Ghezzi (2011) y Encinas y Flor (2012).

2)    Según Páges-Serra (2010), hacia mediados de la década del 2000 la productividad total de factores en Perú era la segunda más baja en América Latina y el Caribe, solo por encima de la de Honduras, a pesar de tener un PBI per capita superior.

 

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato

CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.
CAPTCHA de imagen
Escriba los caracteres que se muestran en la imagen.
Comentario Destacado
En el trato cotidiano y familiar se construye una narrativa y una experiencia, del ejercicio de los roles de género. Vivencias llenas de contradicciones y malestares. Creo que necesitamos cambios domésticos para construir cambios culturales, donde no solo cambiemos la letra de lo que decimos, sino también la melodía afectiva con la que nos acercamos a los demás y a nuestras necesidades, que creo que eso facilitaría que transitemos distintos ritmos en la convivencia entre géneros. Leer más >>
El Video de la semana
Haykapikaman Suyasun Programa Radial (Huanta)