Noticias SER
Logo SER

Genes, racismo y medicina

Enviado el 11/01/2017

Hace unos días una publicación difundida por las redes denunció que una clínica limeña repartía un formulario de atención que solicitaba los datos de “raza” de los pacientes. La información causó dos tipos de reacciones: por un lado, la de quienes sostienen que ese tipo de dato es irrelevante como factor médico y, por otro lado, aquellos que afirman que es una información pertinente por la relación entre ‘raza’ y la prevalencia de algunas enfermedades. En el segundo bando no se encuentran únicamente aquellos quienes aún piensan que existen razas biológicamente constituidas. Por ejemplo, activistas como Mónica Carrillo, a pesar de su postura en contra del racismo, sostienen que es necesario solicitar estos datos para brindar una atención médica oportuna dada la relación entre el origen étnico (no raza) y las dolencias. Especialmente en el caso de la población de origen afro, que, de acuerdo con Carrillo, sufre de algunos males como producto del dramático proceso esclavista. (consultado el 09-01-2017). Esto explicaría, por ejemplo, el triste caso de varios músicos afroperuanos víctimas mortales de la diabetes; sin embargo, en el mundo y en el Perú es frecuente el caso de personas vinculadas a la farándula y que sufren el mal. Sin duda, tiene que ver con el tipo de vida que se lleva, muchas veces con poco descanso y alimentación inadecuada.

El debate es si existe una relación directa entre el origen étnico y algunas dolencias en particular. En principio la ciencia médica ha identificado claramente factores de riesgo asociados con orígenes étnicos. Por ejemplo, sí está demostrado que la población de origen hispano y afrodescendiente tiene mayor incidencia de diabetes tipo 2. Por ejemplo, en la ciudad de Los Ángeles (USA), en el 2007, 12.8% de los hispanos, 11.4% de los afroamericanos, 9% de los asiáticos y 5.7% de los blancos sufrían de diabetes. (consultado el 09-01-2017).

Desde esta perspectiva se justificaría la solicitud de información ‘racial’, pero este tampoco es el caso. El problema es que para conocer el origen étnico: ¿cuál o cuáles son las variables adecuadas? El color de piel, uno de los principales indicadores aplicados socialmente, es producto de un pequeño conjunto de genes (al igual que la forma y color del cabello), que no son representativos del conjunto total. Es decir, es posible que alguien que porte color de piel y cabello no identificados socialmente como africanos, tenga una composición más africana de lo que aparenta. Si se acepta que las personas señalen su origen étnico en los formularios, la única posibilidad científica sería un estudio del ADN de cada individuo, el cual no se encuentra disponible fácilmente y que sí sería importante para la prevención y tratamiento de enfermedades. La otra posibilidad, que seduce a mucha gente, es que el color de piel y la forma del cabello sean los referentes de la etnicidad, especialmente de origen africano, ‘racializando’ la identidad de las personas a pesar de sus buenas intenciones. Esto nos llevaría al absurdo de revivir la Escala cromática de Von Luschan para que cada paciente sea comparado con ella y se establezca su orden.

¿Hasta qué punto es correcta la relación entre orígenes étnicos y enfermedades? Como he señalado, las estadísticas indican claramente mayor incidencia de algunas dolencias asociadas con algunos grupos en particular. Por ejemplo, la diabetes es una de las enfermedades asociadas con la población de origen afro; sin embargo, la relación no es con la etnicidad específicamente sino con otros factores sociales. Las mediciones en varios lugares del mundo, especialmente en USA y algunos lugares de América Latina, señalan que la vinculación es básicamente con la calidad de vida de las personas, la misma que frecuentemente se evidencia en la mala dieta, vida sedentaria y tensiones. Así, la pobreza y marginación son factores que explican la incidencia de algunas enfermedades en particular, entre otros. Un excelente artículo publicado por la OPS de la autoría de David R. Williams, “La raza, la situación socioeconómica y la salud: los efectos sumados del racismo y la discriminación” (consultado el 09-01-2017), señala con claridad que las causas no son de origen étnico, sino básicamente sociales. Por ejemplo, la mayor cantidad de amputaciones y muertes por diabetes entre los afroamericanos se deben a las deficiencias en la atención médica, usualmente tardía. Esto se expresa claramente en las cifras mencionadas anteriormente para la ciudad de Los Ángeles. En ella, entre los adultos viviendo por debajo de la línea de pobreza entre 1997 y 2007 el porcentaje con diabetes aumentó de 9% a 14.7%; este grupo tenía dos veces mayor riesgo de contraer el mal que otros grupos de la ciudad. Además, la presencia más abundante de cardiopatías y problemas de hipertensión también se relacionan con una vida poco saludable, con una alimentación inadecuada y un ambiente lleno de tensiones sociales que hacen de disparador de las dolencias. Lo mismo se aplica en la alta frecuencia de diversos tipos de cáncer, la mayor parte de veces fatalmente diagnosticados por la falta de prevención y de revisiones médicas oportunas. Evidentemente, el riesgo aumenta si a esta realidad social se le suman la discriminación producto del racismo, el cual puede traer como consecuencia una mayor desatención médica.

Si queremos acabar con el racismo y discriminación el camino no es exigir una identificación de tipo étnico en los registros médicos. Esto lo profundizaría debido a que las personas utilizarían su color de piel y el tipo de cabello como indicadores, dada la ausencia de estudios genéticos. ¿O acaso esos elementos son definitivos en cuanto al ADN? Lo que sí resulta urgente es exigir políticas públicas de atención médica que reviertan las tendencias de mayor incidencia de algunas enfermedades entre los más pobres, tanto como sacar de esa condición a los habitantes de nuestro país.

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato

CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.
CAPTCHA de imagen
Escriba los caracteres que se muestran en la imagen.
Comentario Destacado
Si bien soy uno de los que ya en esos años notaron lo que para nosotros nos parecen roles contradictorios, ser paqo y alto misayoj al mismo tiempo que ser lider campesino de las federaciones, aparentemente en esa region y en esos tiempos los dos papeles y las dos funciones no eran incompatibles entre si. En mi libro tengo una pregunta directa a Fico Garcia si lo consideraba lider campesino o un alto misayoq, y Fico contesto que los dos. Si bien en la pelicula aparece mas como alto ... Leer más >>
El Video de la semana
Haykapikaman Suyasun Programa Radial (Huanta)
Enlaces