Noticias SER
Logo SER

Bala in sonora

Enviado el 09/08/2017

Mientras las portadas y editoriales de varios diarios de Lima mostraban su preocupación por la violencia y la situación de Venezuela, sin mostrar la misma preocupación por la huelga de maestros, que exigen mejores condiciones laborales, otro feminicidio ocurría recién iniciado agosto en esta ciudad inhóspita, fría y lluviosa en estos días. El titular de uno de esos diarios populares decía: “El Agustino: mujer aparece muerta dentro de hostal pero nadie escuchó impacto de bala”[1]  y en otro titular del mismo diario publicado al día siguiente podemos leer: “El Agustino: identifican a mujer asesinada dentro de hostal y PNP busca al culpable”[2]. A la indignación, perplejidad y desazón que nos genera otro feminicidio, se agrega que al revisar el artículo vemos que no se trataba de una “mujer” como insistían en mencionar, lo que a priori nos remite a una adulta asesinada por un adolescente, sino de una niña de 11 años que había sido reportada como desaparecida, que estaba siendo buscada por sus familiares y que habría sido asesinada por el adolescente,  con el que había entrado a un hostal de mala muerte, que se llama “Los Jazmines”. Estaba en el sexto grado de primaria, quizá soñaba con su graduación como se estila ahora,  y entrar a la secundaria, a ese momento en que una va sintiendo que ha dado un gran salto, que deja la niñez y entra a un nuevo ciclo.

Dicen que una bala la mató, una bala disparada por un chico, Salim dicen que se llama, que tiene 15 años y quien sabe que historias antiguas de violencia y desamparo, de qué vivencias vendrá, de qué socialización de género que lo convencieron que podría llevarse a una niña a un hostal. ¿Por qué le disparó?  queda aún como interrogante, ¿qué hizo que gatillara el arma?, se le escapó una bala por su inexperiencia? O la niña no quiso aceptar tener relaciones sexuales. Y si la mató intencionalmente porque no respondía a sus deseos, ¿dónde aprendió que es el dueño de las mujeres? En todo caso, es muy probable que estuviera consciente de lo que había hecho, pues como ha declarado la abuela de la niña, se llevó su ropa y el arma como para borrar cualquier huella. Según la poca información que se ha difundido, el chico habría querido desaparecer pruebas que tendría la niña contra él, por ello su insistencia en que fuera con su celular como lo menciona un diario: “Ven con fono para llamarte cuando estés ahí”, escribió ‘Salim’, pero ella respondió: “Estoy andando con el cel último modelo, este fono no lo puede saber la Katy (su madre) ni nadie”[3].

Nadie escuchó la bala dicen, inexplicablemente las paredes y el cuartelero del hostal se volvieron sordos. Nadie ha explicado tampoco cómo así dejaron entrar a dos menores de edad a un hostal de este tipo. Eso da la idea de que en ese lugar es algo que sucede frecuentemente, que no importa la edad, ni la situación en que una niña, adolescente o mujer ingresa a esos sitios, ni lo que le pueda pasar. La bala que mató a Fabiana como algún diario ha mencionado que se llama la niña, fue también disparada por quien le dio el arma al adolescente, por quien les dejó entrar al hostal, por todos los que los vieron entrar, por todos y todas los que nos hacemos de la vista gorda cotidianamente frente a los feminicidios, frente a la violencia  y las violaciones sexuales, en un país en el que solo de enero a  junio de 2017, los Centros de Emergencia Mujer (CEM) del Ministerio de la Mujer y Poblaciones Vulnerables (MIMP) registraron 1,392 denuncias por violación sexual, la mayoría contra niñas y adolescentes como lo ha informado DEMUS hace unos días[4]

No es la primera menor de edad que ha sido asesinada en un hostal. Hace dos años fue asesinada una adolescente de apenas 15 años, en un hostal en Ate Vitarte, presumiblemente por el padrastro que abusaba de ella, según declaró su enamorado, y dos años antes también en un hostal, esta vez en Chimbote, una niña de 12, que ingresó al hostal “El Moro” con  Silvestre Fabián Escalante de 67 años, que se hizo pasar por su tío. Cuesta creer que los que atienden estos lugares no noten que es posible que se encuentren en una situación de abuso, que algo anda mal cuando un hombre tan mayor entra a un sitio con una adolescente o con una niña. Probablemente no les interesa, eso es parte del negocio.  Normal nomás dirán y seguirán mirando la tele,

Hace unos días en Argentina Anahí[5], una adolescente desapareció y luego de días de búsqueda fue encontrada asesinada, lo que provocó una gran movilización en redes sociales y la indignación de la ciudadanía,. También en Colombia el año pasado Rafael Uribe Noguera asesinóa la niña Yuliana Samboní  a quien secuestró en su barrio, lo que también movilizó a la ciudadanía en Bogotá y de los medios de comunicación que exigían justicia[6]. Mientras tanto aquí, el asesinato de una niña de 11 años apenas ha sido levantado en las páginas policiales, encontrándonos incluso que es juzgada y hasta acusada de su propia muerte, como se puede deducir de un post que estuvo circulando en Facebook: “Es una niña muy calentona, adelantada por atrevida, encontró una trafica final. No me digan que la niña era inocente” [7] dice el texto atribuido a Maggy Sesen Mariano.

Hubiera sido la oportunidad de que salieran a las calles esos grupos que dicen defender a sus hijos y que tienen el slogan “con mis hijos no te metas” y que parece que se movilizan solo cuando se trata de oponerse a los derechos reproductivos de las mujeres. Hubiese sido la oportunidad de gritar nuestra indignación y salir a las calles a exigir que se den medidas, que se propongan políticas, programas que nos lleven a eliminar la cultura de la violación que existe y que hace posible no solo el feminicidio de una niña de 11 años, sino que un grupo de adolescentes se divierta publicando la violación de una menor, como pasó en Puno  y transmitiendo por el Facebook como una gran hazaña[8].

Quiero pensar que aún tenemos la oportunidad de cambiar esta cultura de odio patriarcal con que siguen creciendo nuestros hijos, que los hace creerse dueños de las mujeres, de violarlas y matarlas, y de movilizarnos y parar tanta muerte y violencia, tanto dolor, de exigir que cese la impunidad para tantos crímenes, pues es la impunidad la mejor aliada para que se normalice y perpetúe la cultura de violencia hacia las mujeres. Se requiere el compromiso de las instituciones gubernamentales y no gubernamentales y de las familias en el ámbito privado, de la familia que tiene también que enfrentar de manera diferente tanto la construcción de la masculinidad como la crianza de las niñas, para infundirles confianza y que compartan lo que están viviendo, sintiendo y no tengan que ocultarlo por temor a la actitud de la madre o padre o de las personas adultas. Si no paramos esta violencia, seguirán disparando balas que nadie oye, pero que nos mata, como la bala que mató a Fabiana, seguirán las niñas confiando en lobos que se visten de corderos, que las violan y hasta las matan.




[1]
“El Agustino: mujer aparece muerta dentro de hostal pero nadie escuchó impacto de bala”, El Ojo, 3 de agosto 2017, http://ojo.pe/policial/el-agustino-mujer-aparece-muerta-dentro-de-hostal...

[2]“El Agustino: identifican a mujer asesinada dentro de hostal y PNP busca al culpable”, El Ojo04 de Agosto del 2017http://ojo.pe/policial/el-agustino-identifican-a-mujer-asesinada-dentro-de-hostal-y-pnp-busca-al-culpable-video-245185/

[3]“El Agustino: ¿Fabiana, la niña asesinada en un hostal, iba a denunciar a su asesino?El Trome, http://trome.pe/actualidad/agustino-colegiala-hostal-muerte-fabiana-58297

[4]Demus-Estudio para la Defensa de los Derechos de la Mujer https://www.facebook.com/DemusPeru/

[5]“Sacudida en Argentina: hallan muerta a Anahí Benítez”, Excelsior,08 de Agosto de 2017 http://www.excelsior.com.mx/global/2017/08/04/1179727

[6]; “Colombia: arquitecto violó y asesinó a niña indígena”, América Noticias,ww.americatv.com.pe/noticias/internacionales/colombia-arquitecto-violo-y-asesino-nina-indigena-n257095

[8]“Joven fue violada por varios sujetos en Juliaca y lo transmiten por Facebook”,07 de agosto del 2017, Perú 21, http://peru21.pe/actualidad/juliaca-joven-victima-violacion-multiple-que...

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato

CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.
CAPTCHA de imagen
Escriba los caracteres que se muestran en la imagen.
Comentario Destacado
En el trato cotidiano y familiar se construye una narrativa y una experiencia, del ejercicio de los roles de género. Vivencias llenas de contradicciones y malestares. Creo que necesitamos cambios domésticos para construir cambios culturales, donde no solo cambiemos la letra de lo que decimos, sino también la melodía afectiva con la que nos acercamos a los demás y a nuestras necesidades, que creo que eso facilitaría que transitemos distintos ritmos en la convivencia entre géneros. Leer más >>
El Video de la semana
Haykapikaman Suyasun Programa Radial (Huanta)
Enlaces
texto