Noticias SER
Logo SER

¿Por quiénes están luchando?

Enviado el 08/02/2017

Año tras año, cientos de adolescentes viven un infierno en Madre de Dios. Captadas de todas las regiones del país, y llevadas con engaños a la selva para ser explotadas sexualmente; y si intentan escapar, mueren decapitadas y arrojadas al río. Pero nadie sale a las calles a protestar por ellas.

Ocho de cada diez víctimas de violación sexual son niñas y adolescentes. Y el 14% de los 2,640 embarazos adolescentes registrados durante el 2014, fueron producto de violación (considerando que la cifra que no se denuncia, siempre es más alta). Pero nadie llena de carteles los puentes de Lima pidiendo justicia por tantas violaciones y muertes post violación; al contrario, en nombre de una falsa moral, y de Dios, obligan a estas niñas inocentes, a llevar en sus vientres, al hijo de sus violadores.

El 80% de adolescentes embarazadas abandonan la escuela, o son obligadas a hacerlo. Y nadie camina largas cuadras, bajo un ardiente sol, hacia al Ministerio de Educación, para reclamar por el derecho a la educación de estas adolescentes.

Y mientras representantes de instituciones religiosas violan y efectúan tocamientos indebidos a niños y adolescentes, dañándolos psicológicamente por el resto de sus vidas, el sistema judicial se lava las manos bajo el pretexto de la fe. ¡Y nadie grita que con sus hijos no se metan!

Si estos hechos y cifras no son importantes para ustedes, entonces no sé por quiénes están luchando.

Soy católica, crecí y me educaron en hogar y colegios católicos, y formaron mi etapa universitaria en el Opus Dei. Y de mi formación religiosa aprendí que debo (aunque a veces me cuesta) amar a todos sin excepción, y que todos somos iguales ante Dios. Por eso, siendo católica, no entiendo por qué odiar y rechazar a quienes son y piensan diferente, por qué mezclar mis costumbres religiosas con el derecho a la igualdad de todos, por qué imponer mi fe a quienes no la tienen; y por qué temerle tanto al enfoque de género en las escuelas, y no temerle a todos los que están violando y matando a diario tantos niños, niñas y adolescentes en todo el Perú.

El enfoque de género no es el problema; sólo busca que niños y niñas tengan las mismas oportunidades de ser, expresarse, y desarrollarse de acuerdo a sus habilidades y emociones, ¿dónde está lo malo? ¿Es pecado que un niño baile ballet o use una camisa rosada u otro color? Es sólo un color, es sólo un baile; y él sigue siendo un niño.

Y es que el verdadero problema es que no estamos luchando en nombre de la niñez, si no en nombre de miedos y prejuicios e intereses personales. En realidad no nos importa qué les pasa; así que dejémonos de mentiras, y de seguir arruinando, en nombre de Dios y de todos los dioses, la educación, el presente y futuro de todos los niños y adolescentes. Y si no, inscríbanlos en colegios católicos o evangélicos.  

Comentarios (2)

Señores: ustedes describen

Señores: ustedes describen una problemática tan triste y desagarradora y, creo yo, real. Pero dan la solución más irreal: que hay que enseñarle a nuestros niños que pueden ponerse una camisa rosada. Y le llaman "enfoque de género". Por favor, déjense de faláseas. ése no es el problema. El problema es toda influencia que incita a la violencia, p.e. el llamar "homofóbico" a quienes pensamos diferentes, la música que incita a la violencia, al descontrol, contenidos que sexualizan nuestra sociedad, de lo cual realmente debemos provocar un cambio.

Completamente de acuerdo

Completamente de acuerdo contigo, Francoise. La gran distorsión que ha generado la religión en muchos campos de la vida y en especial, en el sexual -incluyendo ahora al enfoque de género, es tal vez una de las grandes calamidades de la historia.
Además, es un hecho histórico que los prejuicios, la obscenidad, la represión sexual, el doble discurso y otras taras, llegaron a nuestro continente con los españoles y el catolicismo.
Cuestionar, confrontar y finalmente librarse de todas esas distorsiones es algo que, por lo general, cuesta años de lucha y a veces involucra rupturas con círculos familiares, amicales y profesionales. Para lograrlo como sociedad, vamos a necesitar mucho más tiempo, además de paciencia, templanza y hasta resiliencia. La influencia, persuasión y chantaje que fluyen del catolicismo son acciones o métodos muy difíciles de combatir por razones psicológicas, sociales y sobretodo educativas.

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato

CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.
CAPTCHA de imagen
Escriba los caracteres que se muestran en la imagen.
Comentario Destacado
Mucho de la revolución de 1814 había sido trabajado por historiadores (llamados tradicionales por cierto) hace décadas, desde los años 50, hasta identificarla como el intento de Junta como las que ocurrieron en el resto de América. Abascal y sus generales la reprimieron con crueldad, como lo hicieron con muchos levantamientos más. ¿Por qué no se conoce más? Porque de todos lados los mismos peruanos quisimos impedir que se opacara la versión de los Libertadores extranjeros, y el llamado ... Leer más >>
El Video de la semana
Haykapikaman Suyasun Programa Radial (Huanta)
Enlaces
texto