Noticias SER
Logo SER

Santuario de la memoria en Ayacucho

Enviado el 06/08/2008

Omar Rosel
Asociación SER – Oficina Regional Ayacucho

La Asociación Nacional de Familiares de Secuestrados, Detenidos y Desaparecidos del Perú (ANFASEP) ha iniciado una campaña con la finalidad de que la zona de La Hoyada -terreno que forma parte del cuartel Los Cabitos, lugar donde se hallaron fosas comunes y un horno en la que se calcino cuerpos enteros en los tiempos de violencia-, sea declarada “Santuario de la Memoria por las víctimas de Ayacucho”.

 

Omar Rosel
Asociación SER – Oficina Regional Ayacucho

La Asociación Nacional de Familiares de Secuestrados, Detenidos y Desaparecidos del Perú (ANFASEP) ha iniciado una campaña con la finalidad de que la zona de La Hoyada -terreno que forma parte del cuartel Los Cabitos, lugar donde se hallaron fosas comunes y un horno en la que se calcino cuerpos enteros en los tiempos de violencia-, sea declarada “Santuario de la Memoria por las víctimas de Ayacucho”.

Según manifiesta Emilio Laynes, integrante de ANFASEP, la petición del Santuario de la Memoria forma parte del programa de reparaciones simbólicas. Habría que recordar que desde el año 2005, fecha en que se realizó la primera exhumación oficial en La Hoyada, ANFASEP ha propuesto que esta zona sea declarada como un santuario “para honrar al espíritu de las almas de los desaparecidos”.

En diciembre del 2007 se recurrió a la Fiscal de la Nación para que gestione ante las instancias respectivas y se declare a La Hoyada como santuario. En la misma fecha se ha enviado documentos con la misma petición a la Presidencia del Consejo de Ministros, a la Comisión Multisectorial de Alto Nivel encargada del seguimiento de las acciones y políticas del Estado en los Ámbitos de la Paz, la Reparación Colectiva y Reconciliación Nacional -CMAN,  a la Defensoría del Pueblo y al Presidente Regional de Ayacucho, pero hasta el momento, como declaró Miguel Jugo, integrante de APRODEH, “no hay ninguna respuesta”, por ello –precisó- que esta iniciativa requiere “del concurso de todas las instituciones ayacuchanas y organizaciones sociales”, posición que es compartida por Lidia Flores, presidenta de ANFASEP.

Este santuario, que será un homenaje a las víctimas que fueron sujetos de torturas, reclusiones ilegales y desapariciones, según indicó Emilio Laynes, busca conservar y proteger el escenario natural y actual donde se ubican los cementerios clandestinos. Asimismo éste será un centro de memoria y pedagogía acerca de la historia de las violaciones de los Derechos Humanos ocurridas en Ayacucho.  

El santuario se compondrá de un museo de sitio, donde se exhibirán los restos óseos, prendas, documentos, casquillos de bala encontrados el cementerio clandestino tras las exhumaciones. Asimismo se implementaría el bosque de la memoria con la flora actual y se instalarán nuevas plantas nativas de la región que serian sembradas por los familiares de las víctimas.

El significado de la memoria
Francisco Chamberlain, Coordinador de la Mesa de Concertación de Lucha Contra la Pobreza de Ayacucho, ha manifestado que con esta iniciativa se busca que la memoria no se pierda, “porque la memoria que se pierde es una de las fuentes de la injusticia y de no afrontar lo que sucedió en el país”, por ello ha indicado que la Mesa de Concertación se suma a esta campaña emprendida por ANFASEP, la cual también debería merecer “el apoyo de todo ciudadano y ciudadana que tenga esperanza de que el Perú sea un país reconciliado consigo mismo”.

Hoy existen lugares erigidos en honor a las víctimas (El Ojo que Llora) como parte de las reparaciones simbólicas, que buscan crear una memoria colectiva sobre los hechos ocurridos en el país y el Santuario de la Memoria de Ayacucho también trata de constituirse en una de ellas. Acciones como ésta, según indica Miguel Jugo, no solo hacen un bien a los familiares de las víctimas sino también al país, “porque un país democrático es un país que puede resolver sus problemas del pasado y no vuelve la página y dice que nunca paso nada”.

 

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato

CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.
CAPTCHA de imagen
Escriba los caracteres que se muestran en la imagen.
Columnistas

Cruce de caminos

Más allá del diálogo

Jairo Rivas Belloso

Comadres

Nuestro Consumo, Nuestros Bosques

Sandra Dalfiume

Más de cien palabras...

Totalitarismo de las mayorías

Gustavo Ruiz

Historia

El fin del ‘Indigenismo Garcilacista’ y ...

Nicanor Domínguez Faura

La trenza suelta

Abogad@s: más poder para el frente ...

Cruz Silva Del Carpio

Comentario Destacado
Hace poco estuve por Cajamarca luego de algunos años. Nunca habia visto a la ciudad tan fea. Un crecimiento desordenado e improvisado. Cero planificación o si la hubo fue muy mal ejecutado. Ni siquiera el centro histórico se salva ya de esa barbarie. Los patios de las casonas prácticamente han desaparecido. Construcciones de ladrillo sin tarrajear se han apoderado de ellos , tal como es el caso de las casas que rodeaban la plazuela de Belén. Las azoteas han remplazado los techos de teja y ... Leer más >>
El Video de la semana
Haykapikaman Suyasun Programa Radial (Huanta)
Publicaciones