Noticias SER
Logo SER

Voz y palabra del Charango

Enviado el 06/07/2016

“El charango es cantor, no sólo es acompañante, canta y vive con nosotros, siente al igual que nosotros. Ésa es su característica”, dijo José Guardia después de tocar el primer charango de su padre, Jaime Guardia, que está hecho de pura madera de sauce, incluyendo sus clavijas, y tiene la forma de una guitarrita. José Guardia volvió a tocar aquel charanguito después de muchos años de estar guardado en casa de su padre. Un público muy sensible a la música instrumental tuvo el honor de escucharlo en el Primer Festival Internacional del Charango bajo el lema “La Palabra del Charango”, llevado a cabo en el Cine Teatro Municipal de la ciudad de Ayacucho, los días 1, 2 y 3 de julio de 2016. Pepe Guardia revivió los años en que empezó a sonar este charango, que es parte de la vida del maestro Jaime Guardia, por lo tanto, “es meritorio seguir tocando para que no deje de sonar como antes”, añadió frente a un auditorio lleno, lo que indica el éxito del evento.

La idea original del festival la emprendieron dos grandes músicos ayacuchanos, Julio Humala y Norma Cuenca, quienes presentaron el proyecto al gobierno regional de Ayacucho, a través de la Dircetur, y la municipalidad de Huamanga. Las autoridades regionales y ediles no dudaron en apoyar la organización de este evento y, en una conferencia de prensa previa a la inauguración del festival, se comprometieron a institucionalizar el mismo, organizándolo los próximos años.

El nombre del festival, “la palabra del charango”, fue acuñado por el charanguista Julio Humala para “afirmar justamente el charango, como un instrumento que expresa perfectamente el temperamento del Quechua [los andinos]. El charango puede ser intensamente triste, pero también puede ser bulliciosamente explosivo. Así somos los andinos, cuando nos alegramos somos expresivos y bulliciosos, pero también las cosas tristes las expresamos, hasta podemos llorar… y más todavía en Ayacucho, porque los ayacuchanos poseemos particularmente estas características. Entonces la palabra del charango es para afirmar que este es la voz del charango”, señaló en una breve entrevista durante una visita con más de veinte participantes del festival al complejo arqueológico Wari y a la Pampa de Quinua, donde se llevó a cabo la batalla de Ayacucho en 1824. En las ruinas de Wari tocaron todos juntos el célebre huayno “Adiós Pueblo de Ayacucho”, mientras en Quinua degustaron los riquísimos platos ayacuchanos.

“Ayacucho es cuna de charanguistas desde antaño”, dice Julio Mendivil, etnomusicólogo peruano y director del Center for World Music de la Universidad de Stiftung de Hildesheim, Alemania. Aunque el origen del charango es motivo de discusión académica y discursos nacionalistas en Chile, Bolivia y Perú, “Ayacucho es cuna de un estilo de tocar el charango, quizá el más representativo en el Perú”, precisa Julio Humala, guitarrista y cofundador de la Asociación Guitarras y Voces de América. De hecho, “Bolivia ha hecho del charango el instrumento más representativo de su música”, sin embargo, “no interesa en este evento discutir el origen del charango –algunos se aferran al origen del charango en Potosí, Bolivia, otros datos también lo sitúan en el Perú–, nosotros decimos que de eso se ocupan los etnomusicólogos. La organización de este festival no es para una discusión académica sino para una interacción cultural”, enfatizó, mientras lo esperan los charanguistas para fotografiarse al pie del Obelisco de la Pampa de Quinua.

Entre los participantes estuvieron los reconocidos charanguistas bolivianos Alfredo Coca y Christian Mishael Gonzales, los colombianos Jorge Gustavo Rodríguez y Lanko Bogdan y los hermanos chilenos Nelson y David Gómez. Ellos fueron acogidos con afecto entre reiterados aplausos. Asistieron también distinguidos charanguistas nacionales como Franklin Chávez (Cusco), Carlos Barrientos Mamani (Puno), Juan Diego Jiménez (Arequipa), y Daniel Altamirano (Cajamarca). Asimismo, desde Lima llegaron José Meza, Pedro Arriola, el grupo Los Cholos, y los estudiantes de la Escuela Superior de Folklore José María Arguedas. Además de los organizadores Julio Humala y Norma Cuenca, representaron a Ayacucho, Alejandro Camasca, Félix Achallma, José Guardia, Justino Alvarado, Yoshiro Gonzales y Chano Díaz Limaco. Algunos de estos charanguistas fueron acompañados por el reconocido guitarrista de orígenes ayacuchanos Riber Oré.

Lo que destaca al escuchar a estos músicos es la riqueza y diversidad de estilos de tocar el charango con el que se pueden ejecutar diversos géneros musicales como el huayno ayacuchano, la marinera, el vals, el yaraví, el pumpin fajardino, incluso la cumbia y la música clásica. Por eso, Julio Humala resalta este hecho, porque “hay un estilo definido en Ayacucho, distinto al boliviano, inclusive al de Cusco y al de Puno. Nosotros tocamos alternando dos cuerdas y dos notas a la vez como se tocaba la antigua vihuela, esta puede ser una técnica más antigua, es decir el estilo ayacuchano”, concluyó sin antes hacer una invitación para el tercer congreso de la música ayacuchana en su pueblo, Coracora, al sur de Ayacucho, a fines de octubre de este año. “Este si es un evento académico, una fiesta de cultura musical y de noches de tertulia”, anunció. Entre los posibles invitados para las conferencias magistrales estarán además del ya mencionado estudioso del charango Julio Mendivil, el etnomusicólogo norteamericano Jonathan Ritter, el etnomusicólogo mexicano Gonzalo Camacho, y el compositor y literato ayacuchano Carlos Huamán. Se están programando visitas interactivas a lugares turísticos y promete una pachamanca al estilo coracoreño, con queso coracoreño.

Volver a Ayacucho y encontrarme con una expresión artística y cultural como el primer festival del charango me ha conmovido de felicidad en los días que pasé un fin de semana en mi tierra natal. Andar y conversar con estos músicos que además son tan humildes y críticos con las injusticias, transmite no sólo la alegría o la tristeza del trinar de sus charangos sino también el afecto humano y fortaleza espiritual que nos lleva más allá de la imaginación. Sin duda la música es la esencia del espíritu ayacuchano y andino. Ayacucho revive con fuerza siempre a través del arte. 

Comentarios (1)

Para mi como charanguista y

Para mi como charanguista y mi hermano Jorge Ivan Gomez Bustos (guitarra), Chilenos, ha sido un honor participar en el Festival Internacional del Charango en Ayacucho, el pueblo de Huamanga nos ha robado nuestros corazones y nuestra entrega en nuestra participación fue con toda el alma, en el titulo del festival dice Palabra de Charango y yo con mi charango hecho por mi propio padre pude expresar ese sentimiento de amor y les dedique mi primera composición bautizada en ese instante como Cuequita para Ayacucho.
Saludos cordiales desde Chile

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato

CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.
CAPTCHA de imagen
Escriba los caracteres que se muestran en la imagen.
Comentario Destacado
Si bien soy uno de los que ya en esos años notaron lo que para nosotros nos parecen roles contradictorios, ser paqo y alto misayoj al mismo tiempo que ser lider campesino de las federaciones, aparentemente en esa region y en esos tiempos los dos papeles y las dos funciones no eran incompatibles entre si. En mi libro tengo una pregunta directa a Fico Garcia si lo consideraba lider campesino o un alto misayoq, y Fico contesto que los dos. Si bien en la pelicula aparece mas como alto ... Leer más >>
El Video de la semana
Haykapikaman Suyasun Programa Radial (Huanta)
Enlaces
texto