Noticias SER
Logo SER

En la mayor parte de las cuencas no se han reconstruido las defensas ribereñas

Enviado el 04/01/2018
Por: 
Omar Rosel

Hace un par de semanas la Comisión Multisectorial encargada del Estudio Nacional del Fenómeno de El Niño, confirmó la presencia del fenómeno de La Niña en nuestro país y que se extenderá hasta fines de marzo, por ello se habría pasado del estado de vigilancia al estado de alerta. Para conocer sobre el tema, Noticias SER conversó con Pedro Ferradas, Gerente de Gestión de Riesgo de Desastres y adaptación al Cambio Climático de Soluciones Prácticas, quien refiere que en temas de prevención aun hemos aprendido poco como país y la Niña volverá a poner a prueba nuestra capacidad de respuesta ante situaciones de emergencia.  

La Comisión Multisectorial encargada del Estudio Nacional del Fenómeno de El Niño informó hace dos semanas de la presencia de “La Niña” ¿Debería generarnos alerta la llegada de este fenómeno climatológico?

Yo creo que sí, porque en principio el fenómeno de la Niña, es una situación inversa al fenómeno del Niño. Lo que implica que en los lugares donde normalmente con el Niño llueve fuertemente, se produce una escasez de lluvia. Entonces probablemente, lo que va a suceder en la costa es que no vamos a tener lluvias, aunque hay una excepción en el caso del extremo norte, porque en Ecuador y en Tumbes ya se vienen produciendo algunas lluvias.

¿Cuáles son las principales manifestaciones del fenómeno de la Niña y que zonas del país podrían verse afectadas?

La sierra y la amazonia es donde tendremos un incremento fuerte de las lluvias, ese es el pronóstico. Si bien en la costa habrá escasez de lluvias, los ríos provenientes de las partes altas, de las cordilleras y la sierra, donde si va llover, van a producir crecidas fuertes de ciertos ríos que desembocan en el Pacífico. Ese es más o menos el panorama general. Este contexto si debería generara alertas. Primero, porque en la mayor parte de las cuencas no se han reconstruido las defensas ribereñas y lo otro es que hay material suelto en las márgenes de los ríos, que ante un crecimiento de sus aguas lo que va hacer es llevarse ese material y provocará daños en las poblaciones que están en las zonas bajas.  Entonces, el problema es doble.

¿O sea que Lima no se librará de la Niña?

En la parte de la sierra sí, y quizá puede llegar a la ciudad de Chosica la crecida de ríos. En las quebradas cercanas difícilmente se van a producir lluvias, salvo que haya alguna situación distinta que podría generar que las nubes de la selva se puedan trasvasar. También, por ejemplo, en la quebrada del Huaycoloro quizás podrían registrarse algunas precipitaciones, pero es menos probable.

En términos generales, ¿estamos preparados para responder ante situaciones de emergencia que podría provocar el fenómeno de la Niña?

No, porque falta mucho por hacer. Se ha podido avanzar en la rehabilitación de las defensas ribereñas en diversas zonas vulnerables, pero que no son suficientes, tomando en cuenta los altos riesgos que tienen ciertas zonas ante la crecida de los ríos. También es una constante porque no se ha logrado reconstruir algunas obras de prevención bastante importantes. En el caso de Piura, vemos como en algunos asentamientos habían logrado habilitar algunos terrenos para construir asentamientos humanos, pero no están recibiendo el apoyo necesario para poder construir sus viviendas. Hay mucha lentitud para apoyar estas iniciativas.

Entonces, ¿en términos de prevención el país no ha aprendido nada?

Sí pues, el problema está en que en pleno proceso de emergencia de Niño Costero se producen cambios en cargos estratégicos y esto genera debilitamiento en la implementación del Sistema Nacional de Gestión de Riesgos. Lo que se hace es tratar de concentrar la capacidad de respuesta en las Fuerzas Armadas y se ha dejado debilitado la participación.

¿Por lo menos se ha aprendido qué cosa es lo que se le debería dotar adicionalmente a las municipalidades para que puedan responder adecuadamente en temas de prevención y gestión de desastres?

Yo creo que hay buenas iniciativas, pero hay deficiencias en la prevención, porque todo se queda en el discurso o en la ley, sin embargo muy pocos municipios implementan la gestión de riesgo y ese es un grave problema. Lo otro es que la plataforma de Defensa Civil tampoco ha estado operativa, como sucede en Piura y parcialmente en Lambayeque. Pero en general no se ha avanzado mucho en la implementación de la Ley del Sistema Nacional de Gestión del Riesgo de Desastres, y la institucionalidad de gestión de riesgos necesita participación de la ciudadanía y responsabilidad de las mismas autoridades, en eso se ha avanzado muy poco.

¿Se tiene adecuadamente organizada la participación de la ciudadanía?

En el Niño Costero hemos visto tres formas de participación. Lo primero fue la solidaridad organizada para atender la emergencia. Luego pasado el desastre, la población afectada empezó a realizar asambleas y reuniones para dar opinión sobre cómo debería realizarse la reconstrucción. Y plantearon sus propuestas, pero lamentablemente esto no ha tenido eco de aceptación en las instancias gubernamentales. Y hay un tercer nivel de participación, qué es la protesta, la cual se está engendrando en algunas regiones por el poco avance de la reconstrucción.

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato

CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.
CAPTCHA de imagen
Escriba los caracteres que se muestran en la imagen.