Noticias SER
Logo SER

En muchas zonas del norte hay una ausencia total del Estado.

Enviado el 01/11/2017
Por: 
Omar Rosel

Hace unos días, Pablo De la Flor renunció a la Dirección Ejecutiva de la Autoridad para la Reconstrucción con Cambios (ARCC). Unos días antes De la Flor arremetió contra la “incapacidad” de los gobiernos regionales y locales para la ejecución de presupuestos para la reconstrucción, lo que provocó que los gobernadores regionales exijan su salida. Asimismo De La Flor planteó que la ARCC tenga una capacidad ejecutora por encima de los gobiernos regionales y de las propias carteras ministeriales, propuesta que el Ejecutivo no estaba dispuesto aceptar. Mientras esto acontece, la población fue afectada por el Niño Costero hasta ahora siente que la reconstrucción no ha llegado a la zona norte del país. Sobre este complicado escenario, Noticias SER, conversó con Pedro Ferradas, Gerente de Gestión de Riesgo de Desastres y adaptación al Cambio Climático de Soluciones Prácticas.   

¿Por qué la reconstrucción con cambios anunciada por el presidente Kuczynski tiene serias dificultades para avanzar?

Los montos de dinero para la reconstrucción son muy altos y ello requería una mayor agilidad del Estado en su conjunto para poder ejecutar los gastos, y eso no se ha dado. De otro lado, hay un conservadurismo de los propios funcionarios que quieren evitar acusaciones de corrupción. Además hay que reconocer las fallas en el diseño del plan de reconstrucción que no toma en cuenta las posibilidades de trabajos conjunto con los gobiernos locales y regionales. En los últimos meses hemos visitado Piura y Lambayeque, y hemos encontrado que ni siquiera los gobiernos locales han recibido los fondos del gobierno central relacionados con el FONCOMUN para que puedan cubrir sus gastos regulares y hay casos dónde no se les deposita hace 5 meses. No puede suceder esto considerando que son los únicos recursos que tienen para atender a una población pobre y damnificada.

¿La Autoridad para la Reconstrucción con Cambios no diagnosticó la capacidad estatal para ejecutar los más de 20 mil millones para la reconstrucción?

En realidad cuando se tuvo una reunión con De La Flor, se le advirtió de las dificultades y creo que él pecó de excesivo optimismo en un momento, y consideró que todo se podría realizar como sucede en las empresas privadas, que tienen una lógica distinta de intervención en comparación con los gobiernos regionales. De otro lado, creo que se cometió un error al diagnosticar la gestión con las autoridades, porque hubiera sido preferible que los errores se trabajaran al interior, antes de hacerlos públicos, trabajarlo en diálogo con las autoridades, buscando salidas. Pero cuando se habla públicamente sobre los problemas, el asunto cambia.

Pero, ¿la reconstrucción sólo se trata de la ejecución de presupuesto o también de lo que se está priorizando como acción inmediata?

Para la autoridad de reconstrucción y para el gobierno central, el avance significa la ejecución de gasto, pero para la población, el avance significa la construcción de viviendas, recuperación de medios de vida, como son canales de riego, los cultivos que se han perdido y sobre esto no hay prácticamente ningún avance; pero más allá de lo que se pueda hacer en los próximos meses, como es la construcción de pistas, puentes y algunas obras, lo más importante para la gente más humilde son sus viviendas y sus sistemas de riego reconstruidos y recuperados. Por ejemplo, nosotros, tenemos una intervención con la FAO y hemos estado trabajando con algunos recursos con los productores para recuperar canales de riego, hemos podido avanzar unos cuantos kilómetros, pero sólo en esa zona se requieren reconstruir 148 kilómetros. En muchas zonas del norte hay una ausencia total del Estado.

¿Por qué cree que no se consideró la recuperación inmediata de estos medios de vida de la población?

Mi impresión es que se le han asignado demasiadas responsabilidades al Ministerio de Agricultura, que se concentró en la limpieza de cauces, cosa que deja en segundo lugar de prioridad todo lo que tiene que ver con sistemas de riego y demás. También hay un problema de información tanto en vivienda como en el tema agropecuario. Hay desconocimiento y falta de mecanismos para identificar realmente el grado de destrucción y de recuperación. Por ejemplo, en el último presupuesto que pudimos acceder, Ancash figuraba como la segunda o tercera región incluso antes de Lambayeque por los desastres, donde el peso fundamental es en el sector agropecuario, especialmente en la zona rural, pero mi impresión es que hay estimaciones cuantitativas un poco maquilladas con números y no hay la suficiente precisión. Me parece absurdo, porque viendo la facilidad con que hemos trabajado los programas con la FAO, vemos que las juntas de regantes tienen todo organizado y en algunos casos pueden organizarse en las comisiones de regantes. En Piura todos nos facilitan los recursos y ahora estamos monitoreando con visitas de campo para ver lo que la junta de regantes nos señalan y todo corresponde.

¿Qué recomendaría para acelerar la reconstrucción en la zona norte del país?

Bueno, en el caso del sector agropecuario hay que trabajar directamente con las comisiones, la junta de regantes y darles mayor fuerza pero al mismo tiempo incorporando un elemento adicional que es las viviendas rurales que es una de las cosas que nos está entre las prioridades del gobierno, porque está señalando que dará 60 mil soles a quienes compren departamentos en programas de viviendas que ya existen. Lo que se requiere es que las familias logren satisfacer las necesidades presentes y futuras.

¿Cree que el gobierno está considerando realizar cambios en el proceso de reconstrucción, viendo las dificultades que se están presentando?

Yo considero que debe haber cambios, pero me da la impresión que va ser difícil que los hagan, porque la preocupación del gobierno está en acelerar la ejecución del gasto para reactivar la economía y no tanto en la recuperación de medios de vida o la reconstrucción de las viviendas de la gente. El balance de Pablo De la Flor va por ahí, porque dice que ha formulado acuerdos para que en el corto plazo se gaste 1200 millones de los 26 mil millones definidos para el periodo de reconstrucción. Es un balance de cuánto dinero pone para inversión pública y privada y, por lo tanto para recuperar la economía. Y dice poco de cuanta gente ha dejado de sufrir y ha podido recuperar sus medios de vida. Hay una dimensión de gasto y no tanto de reconstrucción propiamente dicha. 

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato

CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.
CAPTCHA de imagen
Escriba los caracteres que se muestran en la imagen.
Columnistas

Cruce de caminos

Más allá del diálogo

Jairo Rivas Belloso

Comadres

Nuestro Consumo, Nuestros Bosques

Sandra Dalfiume

Más de cien palabras...

Totalitarismo de las mayorías

Gustavo Ruiz

Historia

El fin del ‘Indigenismo Garcilacista’ y ...

Nicanor Domínguez Faura

La trenza suelta

Abogad@s: más poder para el frente ...

Cruz Silva Del Carpio

Comentario Destacado
Hace poco estuve por Cajamarca luego de algunos años. Nunca habia visto a la ciudad tan fea. Un crecimiento desordenado e improvisado. Cero planificación o si la hubo fue muy mal ejecutado. Ni siquiera el centro histórico se salva ya de esa barbarie. Los patios de las casonas prácticamente han desaparecido. Construcciones de ladrillo sin tarrajear se han apoderado de ellos , tal como es el caso de las casas que rodeaban la plaz